mar. Nov 12th, 2019

¿Cómo hacer para que el Juego de Estrellas retome su atractivo?

Cuando en el transcurso de los eventos humanos se nos presenta el período previo al Juego de las Estrellas, tenemos el honor de proponer ideas sobre cómo mejorar, cambiar o anular dicho encuentro.

El Juego de las Estrellas se ha convertido en un asunto un tanto inflado: se anima al relleno de los jonrones kilométricos, las listas son demasiado grandes, las sustituciones son frecuentes, y todo se lleva a cabo con un comprensible sentido de apatía por parte de los jugadores. Sin duda, es una exhibición (y afortunadamente ya no determina la ventaja de local en la Serie Mundial), por lo que en última instancia es inofensivo, sin importar cuán pesado se vuelva. Además, el formato trucado de Home Run Derby está ahí para aquellos que no tienen a dónde ir. Dicho todo esto, ¿por qué no agregar algo de intriga al evento, incluso que parece un poco rancio en estos días?

Desde su inicio, el All-Star Game ha resaltado la rivalidad entre ligas. Con el tiempo, sin embargo, las fronteras entre las Ligas Nacional y Americana se han vuelto un poco etéreas. Bud Selig fusionó las oficinas de AL y NL bajo el paraguas del comisionado. Luego vinieron los juegos interligas, que debilitó el Juego de Estrellas debido a que su atractivo era algo no convencional. Muy pronto, probablemente veremos el uso uniforme bateador designado la Nacional. Las distinciones que una vez definieron las dos ligas han sido reducidas al punto que resaltar lo que queda se siente como un artilugio. Así que vamos a crear un nuevo espacio, ¿de acuerdo?

Esta idea toma prestado un poco del viejo Juego de Estrellas del Chicago Charities College en el fútbol americano. Durante más de cuatro décadas, un equipo de jugadores de fútbol americano universitario se enfrentaría al campeón de la NFL. Como era de esperar, los participantes de la NFL dominaron la serie con un récord de 31-9-2 contra los universitarios. Aun así, la novedad de esto lo convirtió en un evento popular, y siempre hay algo irresistible sobre la dinámica del «desvalido».

Entonces, ¿cómo transportamos tal dinámica a MLB? Permita que sea un duelo entre novatos contra veteranos. Las líneas divisorias son simples:

Cualquier jugador en las ligas menores, firmado a partir del draft de junio de ese mismo año, o en las mayores como novato o como jugador que agotó su condición de novato en el año en cuestión, juega para los Team Prospects & Rookies.

Cualquier jugador que haya agotado su condición de novato en un año anterior juega para veteranos del equipo.

Para resaltar la línea divisoria, este año Gleyber Torres de los Yankees  sería elegible para equipos de prospectos y novatos, pero Ozzie Albies de los Bravos (superó los límites de novato en 2017) sería elegible para los veteranos.

Entonces, ¿qué tipo de alineaciones podría arrojar ese formato en 2018? Bien…

Cualquier jugador en las ligas menores, firmado a partir del draft de junio de ese mismo año, o en las mayores como novato o como jugador que agotó su condición de novato en el año en cuestión, juega para el equipo de Prospectos y Novatos.

Cualquier jugador que haya agotado su condición de novato en un año anterior juega para veteranos del equipo.

Entonces, ¿qué tipo de alineaciones podría arrojar ese formato en 2018? Bien…

Prospectos y Novatos
POS. JUGADOR
C Max Stassi (HOU)
1B Jake Bauers (TBR)
2B Gleyber Torres (NYY)
3B Vladimir Guerrero Jr. (TOR)
SS Fernando Tatís Jr. (SDP)
OF Juan Soto (WSH)
OF Ronald Acuña (ATL)
OF Eloy Jiménez (CHW)
BD Shohei Ohtani (LAA)
P Shane Bieber (CLE)

Veteranos
POS. JUGADOR
C Wilson Ramos (TBR)
1B Freddie Freeman (ATL)
2B José Altuve (HOU)
3B José Ramírez (CLE)
SS Manny Machado (BAL)
OF Mike Trout (LAA)
OF Mookie Betts (BOS)
OF Aaron Judge (NYY)
BD J.D. Martínez (BOS)
P Max Scherzer (WSH)

El juego de las Estrellas del Futuro es para muchos lo más destacado de la semana del evento, y este acuerdo lo dejaría obsoleto. Sin embargo, el formato que proponemos le daría aún más atención merecida al equipo de los jóvenes.

Obviamente, los veteranos serían favorecidos cada vez que salgan. Sin embargo, el béisbol tiene mucha paridad estructural, y las perspectivas en estos días -gracias a los avances en entrenamiento y desarrollo- está llegando a las mayores. Estos prospectos y novatos también son muy buenos jugadores de béisbol. Este formato puede ser más competitivo de lo que piensan.

La otra consecuencia de esto para los jugadores de MLB es que ser un All-Star una vez más realmente signifique algo. En este momento, estamos hablando de dos listas de 32 jugadores cada una, que -en matemáticas de alto nivel- llegará a 64. Este formato al menos reduciría a la mitad el número de todos estrellas de Grandes Ligas y lo haría sin consideración arbitraria de la liga en la que juegan. Esto, en la medida de lo posible, contará con los mejores jugadores. Que el proceso de selección siga siendo el mismo depende de MLB.

En su mayoría, sin embargo, la idea de ver a los mejores jugadores de hoy enfrentarse a los mejores jugadores del mañana con orgullo generacional en la línea sería la gran transformación que realmente necesita el Juego de Estrellas.

Fuente: CBS Sports
Traducción: El Extrabase

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.