Mié. Nov 20th, 2019

Jugadores de posición al montículo, un cristal que no hay que romper solo en caso de emergencia

Hace diez años, Tony Peña, Jr. se dirigió al montículo para la novena entrada de un juego entre los Tigres de Detroit y los Reales de Kansas City. Los Tigres estaban ganando, 19-4. Entrada casa la madrugada de aquel lunes. No había nada que hiciera que la última entrada de este juego pareciera remotamente atractiva. O al menos, nada más que Peña, un campocorto natural, subía al montículo para hacer su primera aparición como pitcher en Grandes Ligas.

Peña enfrentó a tres bateadores y los sacó en orden, con su recta rozando las 90mph e incluso ponchando a Iván Rodríguez. Hizo que la entrada final del juego fuera atractiva, y algo más. ¡Fue divertida! Era extraño, y era tonto, y, quizás lo más importante, era inusual, una señal de que un juego se había alejado de la normalidad. Peña fue uno de los tres jugadores de posición que cumplieron labores de pitcher esa temporada.

Kendrys Morales

Con eso en mente, esta semana, tres jugadores de posición lanzaron el lunes, dos de ellos para el mismo equipo y ninguno en un juego de entradas extras con un bullpen vacío. Lo que fue un año completo de jugadores de posición en el montículo hace una década ahora es la acción de una sola noche. Es un movimiento que se viene desarrollando desde hace varias temporadas, pero este año ha alcanzado un nuevo nivel. En 2017, MLB vio un número récord de apariciones de peloteros que no son lanzadores sobre el morrito, y la liga no solo está en camino de romper ese récord esta temporada, ya lo han roto, apenas a la mitad del año. El récord establecido el año pasado fue 32. ¿Este año? Ya ha habido 42, y ni siquiera es agosto.

 

 

Proponer una prohibición de cambio es fácil, pero ¿cómo lo implementaría MLB?

A partir de una lectura a nivel de la superficie de las tendencias de construcción de la lista, este aumento puede parecer un poco extraño. Después de todo, los bullpens son más grandes que nunca antes, quedarse sin relevistas hoy en día debería ser prácticamente, sino totalmente, imposible. Pero los equipos no están usando a jugadores de posición para lanzar porque se están quedando sin otras opciones. Están lanzando porque esta es otra estrategia, de una manera que antes no se pensaba que fuera. Esto ya no es un capricho.

Víctor Caratini

No es difícil ver la línea de pensamiento detrás de este enfoque. Sí, los equipos tienen más relevistas que nunca, pero eso se debe a que se usan con más frecuencia y, a su vez, se valoran más que nunca. ¿Por qué quemar un pitcher en un juego que tu equipo casi no tiene oportunidad de ganar? A medida que el juego se centra en el concepto de una administración de bullpen perfectamente optimizada, no hay un producto más atractivo que una elección: un gerente con suficientes opciones frente a él para organizar el emparejamiento perfecto, bateador por bateador. En teoría, esas elecciones se basan en usar el mejor lanzador para la situación en lugar de simplemente el mejor brazo que esté disponible. Y a veces, cuando la situación es lo suficientemente sombría, el mejor pitcher para la situación podría no ser un lanzador en absoluto, una opción que solo funciona hoy para crear más opciones para un equipo mañana.

Hace tan solo una década, esa línea parecía bastante clara. Un equipo tenía que perder en la novena entrada por dos dígitos o encontrarse en un juego de entrada extra sin otras opciones prácticas. La línea era un último recurso simbólico, en un lugar sin retorno. Pero las perspectivas y los incentivos han cambiado aquí, y un equipo ya no tiene que esperar lo que parece ser un punto de no retorno, sino un punto de retorno estadísticamente improbable.

Anthony Rizzo

Con una desventaja de 7-1 en la octava entrada, el mánager de los Cachorros de Chicago, Joe Maddon, optó por colocar al catcher suplente Victor Caratini en la lomita. En la novena, lo cambió por Anthony Rizzo. Hubo algo sorprendente en la clara admisión de la derrota ahí, lanzando la toalla proverbial cuando estaba abajo por solo seis antes de que la novena entrada incluso hubiera llegado. Y sin embargo, ¡tenía perfecto sentido! Después de jugar cinco encuentros en los últimos cuatro días, el bullpen exhausto. La probabilidad de victoria de los Cachorros fue menos del 2%. La opción más económica fue, por mucho, renunciar lo más rápido posible, minimizando cualquier posible daño adicional al bullpen, y eso es exactamente lo que hicieron.

Es este, tal vez, el indicador más crucial del cambio en el posicionamiento de los jugadores: que se discute con los términos «lógico» y «económico» y «minimizar el daño». La discusión está muy bien. Esta es una estrategia sensata, y los mánagers claramente han encontrado valor aquí. Pero es una diferencia marcadamente diferente.

 

 

Sports Illustrated

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.