Las redes sociales, un arma de doble filo para los deportistas

Mientras los jugadores de Grandes Ligas Trea Turner, Sean Newcomb y Josh Hader se enfrentan a antiguos tuits racistas y homofóbicos que enviaron cuando eran adolescentes, la publicista Lauren Walsh recuerda cómo lidió con un jugador de fútbol que tenía publicaciones ofensivas en Facebook años antes de prepararse para el draft de la NFL.

Ella revisó toda su historia en las redes sociales, eliminando cualquier mensaje, leyendo cosas que le hicieron levantar una ceja.

Tuits positivos, publicaciones de Instagram y otros comentarios, subtítulos y actualizaciones de estado se han convertido en una prioridad para LW Branding, la compañía de Walsh que ha ayudado a 40 atletas de la NFL con control de imágenes en los últimos 3 años y medio.

«Cualquier cliente que aceptemos, generalmente el primer paso es revisar su historial en las redes sociales, en eso se base parte del proceso», dijo Walsh. «Esto puede derrumbar la imagen de alguien en un instante. Todo lo que se necesita es un tuitt. Ahora, va a ser conocido por esto. De esto es de lo que la gente está hablando».

Turner y Newcomb son los últimos atletas de alto perfil que se han quemado con publicaciones imprudentes de años pasados. Newcomb, de 25 años, casi lanzó un juego sin hits para los Bravos contra los Dodgers el domingo, un momento que definió su carrera y dio un giro cuando llamó a los reporteros al clubhouse para disculparse por las publicaciones ofensivas subidas en 2011 y 2012, cuando él tenía 18 años.

Los tuits homofóbicos y racialmente insensibles de Turner de 2011 y 2012 surgieron la noche del domingo. Turner, de 25 años, campocorto de los Nacionales de Washington, se disculpó en un comunicado emitido por el equipo.

«Creo que las personas que me conocen entienden que esas acciones lamentables no reflejan mis valores o lo que soy», dijo Turner. «Pero entiendo la naturaleza hiriente de ese lenguaje y lamento haber aportado una luz negativa a la organización de los Nacionales, a mí o al juego que amo».

Hader, quien lanza para los Cerveceros de Milwaukee, todavía está en modo de disculpa después de que salieron a la luz tuits de su pasado durante el Juego de Estrellas de este mes. Le dieron una gran ovación en su primer juego en Milwaukee, y luego abuchearon cuando los Cerveceros hicieron su primera gira de la segunda mitad de la temporada en San Francisco.

La tendencia afecta a muchos atletas jóvenes, con millones de mensajes de miles de jugadores que han estado en línea desde que eran niños.

El ex mariscal de campo de Wyoming Josh Allen se disculpó por una serie de tuitss ofensivos que envió mientras estaba en la escuela secundaria y que fueron revelados justo antes del draft de la NFL, cuando los Buffalo Bills lo seleccionaron séptimo en la general. También Donte DiVincenzo de Villanova estaba celebrando ser nombrado el jugador más destacado de la Final Four, algunos de sus viejos tuits que incluían comentarios racialmente insensibles y homofóbicos fueron noticia.

«Esto sucede todo el tiempo y pasa cuando obtienen su momento brillante», dijo Walsh. «Cuando todos nosotros teníamos 17 años, no pensábamos en dónde íbamos a estar en nuestras vidas dentro de siete años».

«Los atletas deberían comenzar a pensar en un panorama más amplio, ya que el daño de las publicaciones puede ser crítico para entrenadores y ejecutivos, dijo Walsh.

Los errores de Turner, Hader y Newcomb serán discutidos por los departamentos de atletismo, equipos profesionales, agentes y manejadores que buscan protegerse a sí mismos y a sus jugadores. A medida que los gerentes se vuelven más conscientes del daño que pueden causar los percances en las redes sociales, la investigación podría volverse más rígida como parte clave de la evaluación de una inversión multimillonaria.

«Viendo los acontecimientos recientes, esto es definitivamente algo que nuestro personal discutirá para eliminar potencialmente la posibilidad de una situación negativa que pone a un estudiante-atleta en una mala posición», dijo el portavoz de Creighton Rob Anderson, quien dijo que no conoce que ningún miembro del personal esté revisando la historia completa de las redes sociales de un jugador.

Varsity Monitor se mantiene al día con las redes sociales y ofrece programas educativos para 15 escuelas de la División I, incluidas Carolina del Norte, Texas y Florida. El presidente ejecutivo, Joe Purvis, dijo que el negocio está en su punto más alto desde 2010, con ventas que se duplicaron en el último año.

No son solo los atletas los que deben desconfiar de sus errores pasados, dijo Purvis.

«Los reclutadores de deportes y los reclutadores de empleo normal ahora están mirando los perfiles de las redes sociales, así como los currículos como un estándar del carácter de esa persona», dijo. «Si tus redes sociales tienen publicaciones negativas, supondrán que eres negativo».

En el mundo de los deportes, para las universidades podría ser demasiado tarde para hacer cambios. Las redes sociales podrían ser tomadas en cuenta para ver si a un atleta se le ofrece una beca.

«Hemos dejado de reclutar a alguien en función del tipo de persona que es después de que los entrenadores tuvieron la oportunidad de evaluar todo en su vida, incluidas las redes sociales», dijo el portavoz de Georgia Southern Bryan Johnston.

La mayoría de las escuelas designan a un miembro del equipo de entrenadores de cada equipo para controlar los canales de redes sociales de los atletas. Pero el gran volumen de varios cientos de atletas por escuela hace que sea casi imposible mantenerse al día con todo. Y eso es si los atletas son transparentes porque es difícil verificar cuentas privadas, mensajes directos o mensajes fuera del radar.

Muchas escuelas tienen presentaciones empezando el año escolar para educar a los estudiantes sobre la importancia de ser inteligentes sobre el uso de las redes sociales. Carolina del Norte trae a Derrick Mayes, un ex jugador de la NFL y cofundador de 5.0 Communications, para seminarios «asustando» a los atletas, para que entiendan la importancia del uso positivo de dichas herramientas.

«Cuando la reputación del programa deportivo o educativo de una universidad es juzgada por lo que hace un adolescente en las redes sociales, cuanto más pueda hacer para tratar de minimizar esas sorpresas, será mejor para todos», dijo el portavoz de Carolina del Norte, Steve Kirschner.

Walsh sugiere que los atletas y las personas promedio depuren sus cuentas una vez al año, una especie como una limpieza de primavera, sin dejar nada al azar. Y ver que escriben en caliente para darse cuenta que las redes sociales deben ser usadas de una manera positiva.

«Sé auténtico», dijo ella. «Define tu marca y valores. Y luego, sacas tu contenido «.

Lo mejor es tomar decisiones inteligentes para empezar, para que no haya ninguna situación que arreglar, dijo el portavoz de Purdue, Tom Schott.

«Una vez que escribes algo ahí, independientemente de lo que creas que borraste, probablemente saldrá de alguna a la luz de alguna forma», finalizó.

The Globe and Mail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.