Dom. Nov 17th, 2019

¿Pueden ser los Medias Rojas del 2018 el mejor equipo de Boston en su historia?

Desde la llegada del calendario de 162 juegos, los Medias Rojas de Boston nunca han ganado 100 juegos. Por supuesto, muchas franquicias no han logrado esa marca, pero es interesante en el caso de Boston porque los Medias Rojas han sido durante mucho tiempo uno de los equipos más exitosos en las mayores.

Desde 1967, cuando Boston rompió una serie de ocho temporadas perdedoras consecutivas y ganaron el banderín de la Liga Americana, los Medias Rojas tienen la segunda mayor cantidad de triunfos en las mayores, solo detrás de sus rivales del Bronx, y solo han tenido ocho temporadas temporadas en los últimos 51 años.

Sin embargo, durante ese lapso nunca han ganado 100 juegos, a pesar de que otros equipos lo han hecho 53 veces desde 1967, incluyendo ocho veces por los Yankees. Lo más cerca que llegaron de los Medias Rojas fue en 1978, cuando terminaron 99-63, empataron con los Yankees por el liderazgo de la División Este de la Liga Americana. Eso requirió un desempate de un juego, que cuenta como un juego de temporada regular, y es posible que recuerde que Bucky Dent bateó un jonrón importante ante Mike Torrez. Los Yankees ganaron 100 juegos y los Medias Rojas se fueron a casa.

Los Medias Rojas 2018, salvo un desvanecimiento imprevisto en el tramo final, van a superar las 100 victorias. Tienen marca de 78-34, proyectando 113 victorias. Sería la primera temporada de 100 victorias de la franquicia desde que el equipo de 1946 tuvieron 104-50. Las otras dos temporadas de 100 victorias de la franquicia llegaron en los días felices de la década de 1910, cuando los Medias Rojas ganaron cuatro títulos de la Serie Mundial de 1912 a 1918 y un joven zurdo llamado Babe Ruth contribuyó a los tres últimos de esos campeonatos.

El mejor equipo en la historia de los Medias Rojas, sin embargo, es el club de 2004, en parte por razones sentimentales, rompedores de maldiciones, que obviamente son un componente clave del legado de ese equipo, pero también porque era un equipo legítimamente bueno, terminando con 98-64, segundos detrás de los Yankees en la división, pero superaron a sus oponentes por 181 carreras en comparación con solo 89 para los Yankees. Una razón por la que los Medias Rojas pudieron regresar de una desventaja de 3-0 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana es porque fueron el mejor equipo.

 

Los Red Sox 2018 son un equipo aún más dominante. Ya han superado a sus oponentes por 184 carreras. Han anotado la mayor cantidad de carreras en la Liga Americana y han permitido la segunda menor cantidad. Tienen un candidato a la Triple Corona en J.D. Martínez, y ni siquiera es el mejor jugador del equipo. Esa es Mookie Betts, capaz de hacer todo en el jardín derecho. Luego está Chris Sale, quien comenzó su tercer Juego de Estrellas y está teniendo su mejor temporada  y es nuevamente candidato a ganar el Cy Young.

Lo más sorprendente son las similitudes con el club de 2004. El más obvio son los mánagers de primer año de los Medias Rojas. Terry Francona había manejado los Filis, pero se hizo cargo de los Medias Rojas en la temporada 2004, reemplazando a Grady Little después de que Little dejara a un cansado Pedro Martínez por demasiado tiempo en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Alex Cora es un dirigente novato, y al igual que Francona, aporta energía positiva y fuertes habilidades de comunicación para el trabajo.

Los Medias Rojas ’04 tuvieron un 1-2 mortal con David Ortiz y Manny Ramírez para empujar la alineación. Los Red Sox 2018 tienen a Martínez y Betts. Ortiz y Manny se combinaron para 84 jonrones y 269 remolcadas, pero Martínez y Betts se comparan favorablemente, a falta de 50 juegos entre ambos coleccionan 58 estacazos y 148 empujadas.

El equipo de 2004 promedió 5.86 carreras por juego; el equipo 2018 está en 5.31, por lo que ambos están bastante cerca de alcanzar el promedio de la liga. La alineación de 2004 pudo haber sido un poco más profunda, especialmente en la postemporada, cuando Trot Nixon estuvo saludable después de perderse gran parte de la temporada regular.

El equipo 2018 puede ser el mejor equipo defensivo teniendo en cuenta las deficiencias de Ramírez en el jardín izquierdo y el brazo de fideos de Johnny Damon en el centro. De hecho, el equipo de 2004 despegó después de que el ícono de la franquicia Nomar Garciaparra fuera cambiado en la fecha límite del 31 de julio, su defensa en el campocorto ya no se considera aceptable, con Orlando Cabrera para reemplazarlo. Los Medias 2018 también hicieron un movimiento de fecha límite en el cuadro interior, agregando a Ian Kinsler para jugar la segunda base.

Por supuesto, los campeones del ’04 tuvieron el golpe de rotación 1-2 de Pedro Martínez y Curt Schilling, aunque Pedro tuvo una efectividad de 3.90 ese año después de liderar a la Liga Americana en efectividad en cuatro de las cinco temporadas anteriores. Schilling se fue 21-6, 3.26 en ’04. Es posible que los ’18 Medias Rojas no tengan ese número 2, pero la rotación general es mucho más profunda, ya que Derek Lowe (5.42 ERA) y Tim Wakefield (4.87) fueron mediocres en 2004. Algo que la rotación del ’04 sí tuvo fue genial salud, como los primeros cinco titulares – Bronson Arroyo fue el quinto tipo – todos hicieron al menos 29 aperturas y comenzaron 157 de los 162 juegos.

Lo más sobresaliente del conjunto del 2004 fue no tener miedo, esos muchachos jugaron duro y festejaron más duro aún. Como Bob Hohler escribió en el Boston Globe en la celebración del décimo aniversario del equipo, «fueron ‘idiotas’ hasta el final, adorables, risibles, irascibles y un poco incorregibles. Tenían gusto por el licor antes del almuerzo y una habilidad para convertir la fiesta de la celebración por ganar en un circo».

De alguna manera, tan bueno como lo han sido los Red Sox 2018, su identidad aún no se ha definido. Por supuesto, es imposible hacer coincidir las personalidades más importantes de «Big Papi», Pedro y Manny, sin mencionar a Schilling, Damon y Kevin Millar. Las tres superestrellas que llevan el equipo en 2018 son dinámicas entre líneas, pero mucho menos citables en el clubhouse.

En definitiva, no importa cuántos juegos ganen los Red Sox 2018 más que los Red Sox 2004, el equipo de este año se medirá por un objetivo: ganar el último juego de la temporada. La naturaleza de todo o nada de esa evaluación reduce la temporada regular a una insignificancia más allá de simplemente calificar un equipo para la postemporada. La postemporada es una etapa en la que puede pasar cualquier cosa, donde una serie completa puede convertirse en una base robada.

Como los fanáticos de los Medias Rojas nos recordarán, Dave Roberts robó esa base, y siete juegos después, fue miembro del mejor equipo en la historia de los Medias Rojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.