Mié. Nov 20th, 2019

Los Filis celebran cada triunfo como en una discoteca y esas son malas noticias para el resto

PHILADELPHIA, PA - AUGUST 2: Maikel Franco #7 of the Philadelphia Phillies celebrates with teammates after hitting a game winning walk-off three-run home run in the ninth inning during a game against the Miami Marlins at Citizens Bank Park on August 2, 2018 in Philadelphia, Pennsylvania. The Phillies won 5-2. (Photo by Hunter Martin/Getty Images)

La temporada de los Filis de Filadelfia ha sido la mayor sorpresa entre los equipos de primer lugar. Los Filis, en 64-50, ya están a punto de igualar el total de victorias del año pasado de 66 con siete semanas de sobra. Hace un año, estaban en el último lugar y 28 juegos detrás de los Nacionales de Washington. No han salido del primer lugar desde el 4 de julio.

Están compitiendo por su primer puesto en los playoffs en siete años y prácticamente tienen garantizada su primera temporada ganadora desde 2011.

«Sabía que este equipo iba a ser bueno, o (tendría) la oportunidad de ser tan bueno», dijo el veterano abridor de los Filis, Jake Arrieta, al diario USA TODAY Sports. «Pero nadie pensó que seríamos tan buenos, tan rápido».

«Tenemos la oportunidad de hacer algo especial aquí, y tienes que hacer que los chicos entiendan que esta podría ser su única oportunidad de hacer algo único».

Fue la idea de Arrieta y el veterano relevista Tommy Hunter convertir cada victoria en una fiesta de discoteca este año, al igual que Arrieta con los Cachorros de Chicago, al ganar un título de la Serie Mundial, un premio Cy Young y al lanzar dos partidos sin hits.

Es el tipo que nadie quería hace cinco meses, naufragando en el mar de la agencia libre, esperando que alguien se acercara a una oferta justa, antes de firmar un contrato de tres años y $75 millones a mitad de camino del entrenamiento de primavera. Hoy es el líder de los mejores lanzadores jóvenes de la Liga Nacional, con 59 largadas de calidad en la liga. El quinteto del candidato de Cy Young Aaron Nola, Arrieta, Nick Pivetta, Vince Velasquez y Zach Eflin tienen 1.46 de efectividad en sus últimos ocho juegos.

«Entendamos bien, nadie me quería», dijo Arrieta, quien tiene 9-6 con efectividad de 3.11. «Pero ahora he vuelto a ser valorado. Así que no nos olvidemos de eso. Pero estoy muy contento de ser parte de esto.

«Hacemos responsables a estos tipos, y no tememos que la gente lo sepa».

El primera base Carlos Santana, quien firmó un contrato de agente libre por tres años y $60 millones en diciembre, jura que no lo habría firmado a menos que imaginara el cambio. El jardinero central Odúbel Herrera, quien perdió 286 juegos en sus primeros tres años con los Filis, notó el cambio cultural en los entrenamientos de primavera. El jugador de cuadro Asdrúbal Cabrera, adquirido de los Mets de Nueva York la semana pasada, lo vio desde el otro lado del campo en abril. El veterano relevista Pat Neshek, quien estuvo con los Filis la temporada pasada, se fue en la fecha límite de cambios, y no podía esperar para volver a firmar.

«Me recordó el año 2015 cuando firmé con los Astros, y todo el mundo se rió de mí, diciendo que era un suicidio profesional», dijo Neshek. «Dije, ‘No, este es un gran núcleo joven. Se van a poner muy bien. «Recibí el mismo tipo de mensajes este año cuando firmé…»

«Mi mayor preocupación era cómo sería la química, y no tenía ni idea sobre Kapler. Bueno, si tuviéramos un mánager diferente, no creo que hoy estemos en esta posición. Dejó que estos chicos jóvenes se sientan cómodos, y una vez que obtuvieron la confianza para aceptarlo, están viendo la diferencia ».

Es difícil de entender que hace solo cuatro meses, después del inicio de los Filis 1-4, la gente intentaba sacar a Kapler de la ciudad. Hoy, él es su principal candidato para ser el mánager del año en la Liga Nacional, tal vez junto a Larry Bowa en 2001 como el único timonel de los Filis en ganar el honor de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos.

Ciertamente, no ha sido un viaje tranquilo. Han tenido su parte de corazones rotos, ocho derrotas por Walk-Offs y perdiendo 13 juegos cuando han estado empatados o tienen ventaja luego de siete entradas. Han tenido solo 18 partidos en toda la temporada en la que ganaron por más de cuatro carreras, superando a la oposición por solo 33 carreras hasta hoy jueves.

Sin embargo, se enorgullecen de su resistencia, logrando recuperarse después de esas pérdidas aplastantes, negándose a dejar que la resaca dure toda la noche.

«Una de las características de este equipo es que sabemos cómo dar un golpe», dijo Kapler. «Nos derriban, pero volvemos a levantarnos. Estos tipos saben cómo mantenerse tranquilos incluso cuando una tormenta está sucediendo a nuestro alrededor».

Ahora se encuentran en el ojo de la tormenta, liderando una carrera de tres divisiones que puede ser su final más cercano desde 2007 cuando vencieron a los Mets por un juego para su primer título de la División Este de la Liga Nacional desde 1993.

«No tenemos miedo», dijo Santana. «No tenemos miedo de nadie. Déjalos que nos tengan miedo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.