mar. Nov 12th, 2019

9 razones por las cuales será un septiembre para recordar

Septiembre es el final de algo duro y el comienzo de algo importante. El fin de la temporada regular baja más la emoción y la ansiedad que impregna las carreras de postemporada que comienzan a cobrar vida propia.

Se pone un poco raro en esta época del año (¿40 lugares disponibles en el róster? ¿En serio?). Por lo general, comienza a hacer un poco más de frío en esta época del año. Pero si les gustan las intrigas y las miradas en la clasificación, este podría ser el mejor mes del año.

Bueno, vale, hasta que llegue octubre…

Aquí hay nueve cosas que harán que este sea un mes de septiembre inolvidable.

1. El Oeste de la Liga Nacional está loco

Los D’Backs, Rockies y Dodgers están todos a 1 1/2 juegos el uno del otro. Es una reminiscencia de la Liga Americana del Este en 2016, cuando los Azulejos, los Medias Rojas y los Orioles se encontraban a tres juegos el uno del otro en esta fecha. Ese año, los Medias Rojas subieron del segundo lugar a la cima de la división, mientras que los Azulejos y los Orioles terminaron oponiéndose entre sí en el Juego de Comodín.

Dado el porcentaje de victorias en toda la Liga Nacional, parece mucho menos probable que estos tres clubes avancen este año, y eso hace que los combates cara a cara sean más significativos. Arizona y Los Angeles continúan con su serie de cuatro juegos en el Dodger Stadium este fin de semana y se enfrentarán nuevamente del 24 al 26 de septiembre en el Chase Field. Los D’backs y los Rockies se enfrentan el 10 y 13 de septiembre (en Colorado) y el 21-23 (en Arizona). Los Rockies y los Dodgers se enfrentarán del 7 al 9 de septiembre (en Colorado) y del 17 al 19 de septiembre (en Los Ángeles).

Queda mucha pelota, muchachos.

2. El Oeste de la Liga Americana no está tan malo

Sería divertido ver a los Atléticos, que ingresaron a la temporada con la nómina más baja del deporte, continuar presionando a los Astros, de los que quizás recuerden que ganaron la Serie Mundial el año pasado. Los Atléticos han sido una gran historia, se han beneficiado de sorpresas (Edwin Jackson, lanzando bien),  con fortalezas al final de la entrada tanto del lado ofensivo como del pitcheo (el cerrador Blake Treinen merece estar en la conversaicón por el premio Cy Young Award), la maduración continua del antesalista Matt Chapman y un montón de cosas que realmente no pueden ser fácilmente explicadas o medidas.

Pero en el caso de que el Oeste de la Liga Americana sea efectivamente decidido por los enfrentamientos (los Astros vencieron a los Atléticos 12 veces en 19 encuentros, y los dos clubes no se enfrentarán más), aún existe la posibilidad de que los Marineros , que intentan terminar con la sequía de playoffs más larga en los deportes profesionales de América del Norte, continúan presionando a los Atléticos para obtener un puesto de Comodín de la Liga Americana.

Seattle tendrán el as del equipo. James Paxton. en acción contra los Atléticos el sábado por la noche.

3. Los Bravos o los Filis van a ganar el Este de la Liga Nacional

Oye, este es un buen año de «reconstrucción».

Quien de descorchar la botella de champán a fin de mes se lo habrá ganado superando todas las expectativas razonables, aprovechando la temporada de pesadillas de los Nacionales y haciendo las mejoras correctas en la temporada para apoyar a uno de los rósters más jóvenes en el juego.

Hablando de eso, si son los Bravos los que terminan en primer lugar, por favor mantengan el citado burbujeo alejado de su increíble candidato de Novato del Año de la Liga Nacional, Ronald Acuña Jr., quien no cumplirá 21 años hasta diciembre.

4. La imagen de postemporada de la Nacional está llena de gente

Si asumiéramos que los Cachorros y los Baby Braves pierden sus ventajas actuales en el Centro y Este (y dada la forma en que ha transcurrido esta temporada, esa sería una suposición muy audaz), el campo de Comodines de la Liga Nacional presenta una gran cantidad de posibilidades.

FanGraphs actualmente le está dando a siete equipos de la Liga Nacional (Cubs, Braves, Cardinals, Brewers, Phillies, Dodgers y D-backs) al menos un 30 por ciento de posibilidades de llegar a los playoffs.

¿Es este año el año en que tenemos un enigma de comodín en el que no solo se necesita una, sino múltiples rondas de desempate para decidir quién avanza? ¡Los fanáticos del caos con calculadora solo pueden esperar!

5. Las carreras de los Premios al Jugador Más Valioso están abarrotadas

Vamos primero a la pelea por el MVP de la Liga Nacional, muchos coinciden con que Matt Carpenter está a la cabeza. Pero nada es seguro. Por el contrario, y esto está destinado meramente como una ilustración rápida, actualmente hay 12 jugadores con una posición de 1,4 victorias por encima del WAR en la parte superior de la clasificación de FanGraph. Y eso es antes de incluir a los lanzadores en la conversación. Esto encaja perfectamente con la naturaleza de la carrera de postemporada de la Liga Nacional.

La carrera por el MVP de la Americana es fascinante de una manera diferente; una cuestión de calidad más que solo cantidad. Mookie Betts, Jose Ramírez y Mike Trout ya han alcanzado ocho victorias por encima del reemplazo en el recuento de fanGraphs, y todavía tenemos un mes por delante. (En caso de que no sepas mucho acerca de WAR, esos son simplemente años monstruosos. Aaron Judge fue el único que alcanzó la marca de 8 la temporada pasada). ¿Pero qué hay de lo que Chapman ha significado para los Atléticos, y Alex Bregman para los Astros? ¿Qué pasa con el hecho de que Ramírez y Betts son compañeros de equipo con Francisco Lindor y J.D. Martínez, respectivamente? ¿El equipo de Trout lo está lastimando? Estas son llamadas difíciles.

6. Martínez podría ganar la Triple Corona

Los Medias Rojas contrataron a Martínez para ser su nuevo David Ortiz, pero en cambio él amenaza con ser su próximo Carl Yastrzemski:

Promedio de bateo LA:

1. Betts, .341

2. Martínez, .333

Cuadrangulares LA:

1 (empate). Martínez, 39

Khris Davis, 39

Empujadas LA:

1. Martínez, 114

2. Davis, 104

La peor batalla aquí es obviamente el promedio de bateo. Martínez fue «solo» un bateador de .300 desde su ruptura en 2014 hasta 2017, y ha estado perdiendo en la carrera con su compañera Betts en los últimos días.

El promedio de bateo es una estadística defectuosa. Y los jonrones y carreras impulsadas están muy bien entrelazados. Entonces, la Triple Corona realmente no nos dice mucho sobre la profundidad del impacto de un jugador (en otras palabras, no debería decidir una carrera de JMV). Pero todavía es ultra raro y, por lo tanto, ultra-cool. Se ha realizado solo 12 veces desde que RBI se convirtió en una estadística oficial en 1920, más recientemente por Miguel Cabrera en 2012.

7. Ramírez podría hacer algo aún más raro

El dominicano José Ramírez tiene 37 jonrones y 29 robos. Está amenazando liderar su liga en ambas categorías, algo que ha sucedido solo tres veces en la era moderna, y solo una vez en la era del baile en vivo:

Jimmy Sheckard, 1903: nueve jonrones, 67 robos

Ty Cobb, 1909: nueve jonrones, 76 robos

Chuck Klein, 1932: 38 jonrones, 20 robos

Incluso si eso no sucede, lo de Ramírez es un verdadero logro con una una temporada de 40 jonrones y 30 robos, que solo ha sucedido 11 veces (más recientemente por Ryan Braun en 2012). Y está haciendo ese truco de 40-30 mientras también camina más de lo que se ponchó, algo que solo Barry Bonds y Jeff Bagwell han hecho.

• Carpenter es el líder de jonrones de la Liga Nacional … y el primer bate de los Cardenales. ¿Cuándo fue la última vez que un bateador abridor lideró su liga en jonrones? NUNCA.

• Jacob deGrom tiene una efectividad de 1.68 … y ocho victorias. ¿Alguien ha lanzado 200 entradas con una efectividad de menos de 2.00 y un total de un dígito? No claro que no. Pero deGrom podría.

• Yoan Moncada podría romper el récord de ponches recibidos de Mark Reynolds en una sola temporada (223). Está en 186. Y los Orioles, que están a 52 1/2 juegos de los Medias Rojas, amenazan con romper el récord de los Marlins de la era divisional para los juegos en el primer lugar (52).

9. Red Sox-Yankees no han terminado 

¿Se terminó? Sí, probablemente ya pasó, incluso con Andrew McCutchen reforzando la alineación de los Yankees sin Aaron Judge. Pero, ahí estaba todo lo que pasó en Boston en 2011, así que no nos adelantemos demasiado, ¿de acuerdo?

Además, estos dos clubes aún se enfrentan entre el 18 y 20 de septiembre en el Bronx y del 28 al 30 de septiembre en Fenway para cerrar la temporada regular, y sería genial si esos juegos tienen un significado matemático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.