¡La Serie Mundial se celebra en Boston!

Los patirrojos se coronaron en cinco partidos

Los Medias Rojas de Boston superaron 5-1 a los Dodgers de Los Angeles en el Dodger Stadium, para alzar el trofeo de campeones en el quinto encuentro de la Serie Mundial.

La novena de Alex Cora se adelantó en la propia primera entrada con vuelacercas de dos carreras de Steve Pearce, pero en el cierre de ese mismo acto, David Freese también se fue para la calle y acercó a los locales en la pizarra.

El marcador no se movió hasta el sextro tramo, cuando sin nadie en las almohadillas Mookie Betts la despareció por todo el jardín izquierdo.

En el séptimo acto, J.D. Martínez también sacó la bola por la pradera central para ampliar la ventaja de los patirrojos.

Steve Pearce remató la faena en el octavo tramo con un jonrón solitario por el jardín izquierdo que dejó sin reacción a los Dodgers.

David Price brilló nuevamente sobre el montículo y cargó con la victoria, actuando por espacio de siete episodios en los que solo admitió una anotación, con tres hits, dos pasaportes otorgados y cinco abanicados.

Clayton Kershaw no pudo con la misión encomendada por Dave Roberts y terminó siendo derrotado, permitiendo cuatro carreras limpias, además de siete inatrapables, sin pasaportes y cinco ponches.

Joe Kelly se encargó del octavo episodio y Chris Sale saltó al montículo para conseguir los últimos tres outs que le dieron el trofeo a los patirrojos.

Los Medias Rojas ganaron su segundo título de Serie Mundial en cinco años y el cuarto en las últimas 14 temporadas.

Steve Pearce, quien llegó a la novena de Alex Cora a mediados de temporada proveniente de los Azulejos de Toronto, fue nombrado como el MVP del clásico de otoño, conectando tres vuelacercas y empujando siete carreras en los últimos dos compromisos de la final.

“Estoy bendecido de estar aquí”, aseguró el toletero de 35 años quien se unió a Manny Ramírez (2004), Mike Lowell (2007) y David Ortiz (2013) como los últimos peloteros de Boston en ser más valiosos en la Serie Mundial.

La novena bostoniana demostró ser el equipo más completo de la liga desde el primer día de la zafra y junto con un gran trabajo del mánager Alex Cora, quien además se unió al venezolano Oswaldo Guillén como los únicos dirigentes latinoamericanos en ganar el clásico de otoño, lograron el objetivo planteado desde los entrenamientos primaverales.

Por: Marco Ruiz (@MarcoRuiz_34).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.