Dioner Navarro aplicó la mordida del tiburón

 

El octavo episodio en el estadio Universitario fue el punto de embullición de prender la fiesta en el encuentro entre Águilas del Zulia y Tiburones de La Guaira, que con despertar ofensivo del exgrandeliga Dioner Navarro salieron adelante y ganaron con pizarra de 2 a 1 en la capital.

El cotejo fue comandado por los rapaces desde el inicio del cotejo, cuando Héctor Gimenez pegó sencillo suficiente para abrir el marcador y Humberto Arteaga pisara la goma. Luego de allí fue un monologo del pitcheo visitante.

Durante siete entradas los zulianos fueron intratables desde la montaña. Luis Moncada abrió el juego, lanzó primores en cinco episodios, en los que permitió un solo hit, luego Anderson Muñoz lo relevó en 0.2 tercios, le siguió Alexis Rivero y en 1.1 seguía el dominio, hasta que José Flores permitió la arremetida guairista.

Primero el dominicano Yeison Asencio conectó estacazo al centro, que aprovechó Edgar Durán a empatar el cotejo y más tarde Navarro se encargó de dar la mordida letal del tiburón y fabricó la segunda rayita del juego, que se convirtió en la de ganar.

“Esta es la razón por la cual decidí regresar. Fui forzado a retirarme de lo que más amo en esta vida, a parte de mis hijos, y esto no tiene precio”, dijo el ex grandeliga. “Ya lo que pasó, pasó. Dios tiene su plan y estoy enfocado en ayudar a los Tiburones”.

Celebración guairista con el hit de Navarro. Foto: AVS Photoreport

El hit de Navarro fue contra el zurdo Elvis Araujo, quien entró a relevar con el choque igualado a una anotación. El lanzador le dio boleto a Héctor Sánchez y dominó a Juan Apodaca. Así quedó el escenario para el batazo que decidió el encuentro.

“Lo más importante era traer la carrera, por supuesto. Tenía que recordar el swing, tratar de poner la bola en juego y esperar que algo sucediera”, explicó Navarro. “Yo sé que tira duro (Araujo). Teníamos un plan. Le gusta lanzar mucho la recta y me abrió con una; luego me tiró dos quebrados y lo siguiente fue ponerme modo batalla. Tuve la dicha de conectar la bola bastante bien y que no la cogiera nadie”.

Anthony Lerew era el encargado de abrir por los salados, pero en 1.1 innings de labor debió salir por molestias en la ingle, informó el departamento de prensa de los litoralenses. Se conoció que está bien, pero su salida fue preventiva.

El ganador fue Rafael Cova (1-0); el perdedor José Flores (1-1) y el salvado para Gregory Infante (4).

El cerrador Gregory Infante está dos candados de empatar a Jorge Julio Tapia como el taponero con más salvados en Tiburones. Foto AVS Photoreport

 

Por: Pedro Felipe Hernández / @pedrobutters

Fotos: AVS Photoreport

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.