Eduardo Paredes cumple un sueño con Águilas mientras continúa mejorando

 

La temporada de las Águilas del Zulia no ha sido tan negativa como las estadísticas señalan. Su rendimiento colectivo no ha sido el esperado, aunque en el plano individual hay actuaciones dignas de resaltar como lo es la irrupción en la pelota local de Eduardo Paredes.

El lanzador de 23 años de edad de manera inesperada debutó en 2017 en las Grandes Ligas con el uniforme de los Angelinos de Anaheim y se convirtió en uno de los 28 casos de venezolanos que pisan primero un terreno de MLB que de la LVBP. Aunque para este 2018 otros de sus objetivos ya fue cumplido.

“Este era un sueño que quería cumplir desde hace varios años atrás. Tenía ganas de jugar aquí y no podía hacerlo por los impedimentos de las organizaciones de Estados Unidos aunque este año finalmente logrè que me dieran permiso y estoy ya aquí aportando mi granito de arena para las Águilas”, manifestó el oriundo de la ciudad de Valera, estado Trujillo.

Paredes es uno de los pocos ligamayoristas que acompaña al conjunto rapaz en la vigente campaña y su estatus lo ha ayudado a convertirse en una de las cartas créditos del bullpen que hoy dirige el manager interino Lino Connell, a pesar de que sus números así no lo certifiquen.

Hasta este jueves el robusto serpentinero acumuló 9 presentaciones, con 10 hits permitidos, 4 carreras limpias, 5 bases por bolas regaladas y 7 ponches en 8.1 entradas lanzadas para 4.32 de efectividad, aunque tiene al menos tres relevos en los que le ha tocado heredar situaciones de apremio y ha podido minimizar los daños.

Experiencia productiva

 Además de contribuir a la causa zuliana, Eduardo Paredes ha aprovechado su estadía en el equipo para seguir perfeccionando sus lanzamientos que lo ayuden a ser consistente y poder establecerse de una vez por todas en las mayores.

Otro de los aspectos en los que más ha trabajado ha sido en acondicionar su físico, pues cree que el haber ganado una mayor cantidad de masa corporal ha atentado en contra de su carrera hasta ahora.

“Los Angelinos me recomendaron dedicarme a mejorar mi cuerpo, esta temporada me dejé engordar demasiado y eso me trajo muchos problemitas, pero gracias a Dios poco a poco he ido rebajando, sobre todo durante estos días que he estado con las Águilas y me he sentido mucho mejor”, dijo.

Para Eduardo Paredes otra de las vivencias importantes que le ha dejado esta primera experiencia en el nido ha sido poder recibir consejos de un ilustre ex lanzador agulicho y emblema del beisbol nacional como lo es Wilson Álvarez. “Para mí fue todo un orgullo compartir con Wilson (Álvarez), el siempre hablaba conmigo sobre los detallitos en mi mecánica y eso siempre es importante viniendo de personas como él”.

Si bien la escuadra de Anaheim no le colocó ningún tipo de restricciones, el todavía novel lanzador tiene planificado laboral hasta el final de la ronda regular, independientemente con lo que logren las Águilas, pues desea tomarse un descanso antes de reportarse a los campos de entrenamiento y buscar un cupo en el roster inaugural.

Por: Rayner Rico / @raynerrico29

Foto: Pedro Felipe Hernández / @pedrobutters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.