Anthony Santander y sus Tigres les propinaron un golpe de gracia a los Tiburones

Los Tigres de Aragua están más que furiosos. Si se tiene alguna duda, pregúntenle a los Tiburones de La Guaira, quienes este miércoles fueron derrotados por cuarta vez consecutiva por una escuadra felina que sigue aferrada al quinto puesto de la tabla y a un cupo en la postemporada.

Como suele suceder en toda racha positiva, los héroes tienden a alternarse y el del partido de la jornada frente a los escualos fue Anthony Santander, quien con un solo swing en el séptimo inning, puso a festejar a casi la totalidad de los aficionados que acudieron al estadio José Pérez Colmenares de Maracay.

El patrullero le ganó un duelo de grandeligas al estelar lanzador de los salados Junior Guerra, tras un largo jonrón por todo el centro y con dos compañeros en circulación, que en ese momento puso adelante en la pizarra a los bengalíes 6 a 5, mismo marcador del final del partido.

Durante la parte alta de ese capítulo siete, los Tiburones habían concretado un rally de tres anotaciones que parecía encaminarlos a la victoria y proporicionarles oxígeno en su ardua lucha por conseguir un boleto a los playoffs.

De hecho, fueron quienes tomaron la iniciativa del partido, luego de que en el cuarto episodio pisaron el plato en un par de ocasiones, una por rodado al segundo cojín de Juan Apodaca y otra por doble de Alberto González, quien consiguió su primera fletada desde que volvió al conjunto litoralense.

Respuesta inmediata

Los Tigres no se quedaron atrás y tan pronto como en el cierre de esa entrada descontaron una en las piernas del propio Santander, quien se embasó por pelotazo yluego se estafó la segunda base, aunque pudo meterse hasta la goma por un error en tiro del receptor Héctor Sánchez y otro en fildeo del jardinero central Yonathan Daza, al que se le escurrió la pelota por debajo del guante en la misma jugada.

Un tramo después, los aragüeños desperdiciaron la oportunidad de ponerse al frente luego de montar una amenaza frente al iniciador salado Ricardo Pinto, aunque pudieron igualar las acciones tras fly de sacrificio de Franklin Barreto.

Para el ajetreado inning siete, el norteamericano Nick Pasquale y el criollo Sergio Esclaona sucumbieron frente a la toletería escuala con tres carreras admitidas. Elevado de sacrificio de Teodoro Martínez, imparable al centro de Heiker Meneses e infiledhit de José “Cafecito” Martínez antecedieron un alto fly de Héctor Sánchez al jardín central que finalizó con la aremetida.

Entonces fue Guerra el encomendado por Oswaldo Guillén parra encargarse de la lomita con la misión de aguantar a la encendida toletería de los Tigres, pero este falló en el intento al admitir cuatro anotaciones en apenas un tercio de labor, en los que además permitió tres imparables y regaló una base por bolas.

Quienes no fracasaron en el objetivo de detener a sus adversarios fueron Alexis Tapia y Jean Machí, ambos integrantes del bullpen que dirige Oscar “Cachi” Salazar y que lucieron herméticos en sus respectivas labores.

Tapia retiró el octavo sin problemas, a pesar de permitir un hit; mientras que Machí logró su décimo salvamento de la contienda 2018-2019, gracias a una labor perfecta que incluyó un ponchado.

Para el experimentado lanzador fue su tercer rescate de manera seguida y de acuerdo con datos de la jefatura de prensa de los Tigres, se convirtió en el primer cerrador de la franquicia que alcanza al menos una decena desde que lo hizo Ronald Belisario en la zafra 2015-2016, cuando consiguió 12 en aquella vez.

Por: Rayner Rico / @raynerrico29

Foto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.