Caribes es la más fea y a Magallanes le tocó bailar con ella

En Venezuela existe un popular refrán que se usa con frecuencia para señalar a una persona que irremediablemente le toca afrontar una situación adversa. “Le tocó bailar con la más fea”, reza el mismo y en este caso puede ser aplicable en el beisbol para describir el reto que le representa a los Navegantes del Magallanes tener que enfrentar a los envalentonados Caribes de Anzoátegui.

Para ningún equipo de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, así como tampoco para nadie de los que de alguna manera están ligados al circuito, resulta una sorpresa lo realizado por la tribu oriental, tanto en el final de la ronda regular como en la vigente postemporada.

Desde la zafra anterior se han convertido en un conjunto acostumbrado a resurgir de entre las cenizas, tal cual ave fénix. De esa manera lograron el campeonato y ese accionar lo han trasladado hasta esta zafra, en la que lucen encaminados a, cuando menos, alcanzar las semifinales por tercer torneo consecutivo.

Caribes se parece mucho a aquellos Tigres de Aragua de la década pasada, en la que no le se les podía conceder una brecha porque la aprovechaban de tal manera, que pasaban a adueñarse del protagonismo que por algún pasaje no tuvieron.

Precisamente un descuido del Magallanes en el tercer juego de la serie jugado en Puerto La Cruz, cuando el campocorto Andrés Eloy Blanco no pudo atrapar un elevado que lucía totalmente dominable, fue el que encendió la chispa de la remontada oriental y que los lleva de regreso a Valencia con la ventaja.

El único argumento que podría tener los Navegantes para frenar el ímpetu con el que llegan los anzoatiguenses, es el gran desempeño que tuvieron como locales y el flojo rendimiento de sus rivales como visitantes.

En el estadio José Bernardo Pérez los filibusteros dejaron 18 triunfos y 13 derrotas en la vigente campaña, con .294 de average y 30 de sus 63 cuadrangulares.

Los indígenas, por su parte, exhibieron el segundo pero porcentaje de victorias en la carretera luego de dejar foja de 13 y 19 con .277 de promedio ofensivo.

Camino parecido, ¿mismo destino?

La temporada 2017-2018 de Caribes de Anzoátegui se asemeja mucho a lo realizado en la actual, con la diferencia de que en esta última la reacción para lograr la clasificación se produjo más tardía.

En la pasada, fueron los últimos días de noviembre los que se tornaron propicios para comenzar a tejer lo que al final se convirtió en una épica remontada que cerró con ocho triunfos de manera consecutiva y balance por encima de .500 (32-31). En cambio, en esta ocasión fue la segunda quincena de diciembre el periodo más fructífero, después de haber conseguido salir airosos en 9 de sus últimos 12 desafíos, aunque no les alcanzó para clausurar con balance positivo (31-32).

Con respecto a las series de playoffs, casualmente, o causalmente por finalizar últimos, el emparejamiento de los aborígenes ha sido contra los Navegantes del Magallanes, mismos a los que a inicios del año 2018 despacharon sin tantos aspavientos, cuatro triunfos a uno, como los que ha tenido en esta segunda etapa de la contienda, en la que incluso cayeron en sus dos primeros careos.

La recuperación tiene un factor clave: el notable resurgimiento de su cuerpo de monticulistas.

Durante su estadía en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, los lanzadores minimizaron por completo a la explosiva toletería bucanera que en la terna de cotejos en el puerto, consumieron 97 turnos y conectaron 19 indiscutibles para exhibir un anémico porcentaje ofensivo de .196. Ese promedio representó un decremento de 168 puntos, en comparación al que dejaron en el reducto magallanero (.364).

La suerte está echada, solo resta esperar qué termina sucediendo en la que siempre se avizoró como la serie de postemporada más pareja. 

Por: Rayner Rico / @raynerrico29 / ELExtrabase

Foto: Prensa Caribes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.