Jesús Aguilar le ha hecho daño a Leones en postemporada

Quizás ser una figura grandeliga de gran talla en la temporada 2018 con los Cerveceros de Milwaukee, no le tome mucha importancia, que no haya podido soltar sus primeros jonrones con su nuevo uniforme de los Tigres de Aragua en la Ronda Regular, pero Jesús Aguilar se quitó ese peso de encima en una situación más decisiva.

Durante la entrega del Premio Luis Aparicio, que se le entrega al pelotero criollo más destacado en la campaña de las mayores, el maracayero lo obtuvo junto al varguense Ronal Acuña Jr., pero lo importante es lo que mencionó en esa gala.

“Espero conectar el primer jonrón vestido de Tigre contra los Leones del Caracas”, expresó con una sonrisa en la cara el slugger que soltó 35 cañonazos de gradas en la Gran Carpa en 2018. No se equivocó que sería contra su ex equipo, solo que la fecha y el destino lo obligaron a esperar hasta una serie de alto nivel de dificultad.

En el segundo juego de postemporada contra los melenudos llegó el ansiado vuelacercas. Un batazo dantesco por el jardín izquierdo. Duró en caer, pero fue rápida la reacción del toletero de 28 años de edad, que, soltó una sonrisa y mandó a silenciar al Estadio Universitario, que lo abucheó durante la gala.

Lamentablemente ese batazo no fue del todo agradable para el bateador aragüeño, porque el conjunto bengalí perdió esa cita y no fue hasta el quinto compromiso entre felinos que cayó el segundo bombazo, esta vez en casa (José Pérez Colmenares de Maracay) y ayudó a su nueva manada obligar a mantener viva la serie.

En Ronda Regular Aguilar no tuvo el rendimiento que esperaban muchos ante los lanzadores capitalinos, pero no era su culpa, los Leones le jugaron muy dominantes a los maracayeros y Aguilar solo fue otro amarrado del rival.

Aguilar bateó en la recién finalizada temporada, cuando veía a los Leones para .067 (15-1) con un doble disparado y tres ponches recibidos. Mientras que, en el playoff el cuarto bate liga para .250 de average con dos biangulares, par de vuelacercas y cinco empujadas. Quizás no son números altos, pero en una serie tan corta y decisiva cuentan mucho.

La serie regresa a la capital y Aguilar volverá a enfrentarse a los serpentineros felinos, a los fanáticos caraquistas y a los prejuicios.

Por: Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

Foto Nando Velazquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.