Cardenales colocó la serie dos arriba a punta de pitcheo

El nido del Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto vivió una fiesta de batazos y un recital de pitcheo de Cardenales de Lara para derrotar 8 a 2 a Leones del Caracas y lograr el segundo triunfo en la Gran Final.

Los felinos abrieron el marcador por segundo día consecutivo desde el primer episodio, cuando Félix Pérez se sacrificó con elevado al jardín derecho y Maikol González anotó desde tercera. Luego Isaías Tejeda conectó doble al patio derecho y Harold Castro llegó cómodo a la goma.

Un inning más tarde los crepusculares respondieron para empatar el encuentro, con sencillo de Francisco Arcia remolcador de una rayita y después Carlos Rivero aprovechó un error del segunda base melenudo y colocó la paridad en el marcador.

En el cuarto Arcia volvió a producir con rodado de doble matanza, pero suficiente para enviar a Rangel Ravelo al plato. Posteriormente un swing corto de Herlis Rodríguez consiguió la pelota y al no poder capturar la bola la defensa capitalina llegó tranquilo a la inicial y envió a Alejandro De Aza a anotar.

La quinta de los locales llegó con doblete impulsor de Ravelo en el quinto episodio, que se gozó Willians Astudillo al pisar el home.

Alí Castillo pegó roletazo en el sexto tramo para colocar la sexta carrera en la pizarra, en la que anotó Carlos Rivero desde la tercera almohadilla.

En la baja del octavo los locales fabricaron dos anotaciones más con incogible de Castillo y elevado de sacrificio de Astudillo respectivamente.

“Cada quien está aportando en todas las áreas del juego. El pitcheo, la defensa y el bateo oportuno, que es muy importante en estas lides”, reconoció el estratega José Moreno al finalizar el careo.

La ofensiva jugó un papel importante en el desafío, pero lo que realizó el derecho Nestor Molina en seis capítulos dominó a placer a los visitantes, que solo le pudieron hacer dos rayitas y cuatro indiscutibles.

“Después de lo sucedido en el primer inning pude hacer el ajuste, que fue lo más importante y pude olvidar lo que pasó en el primer capítulo”, contó Molina.

El diestro enfrentó a 23 bateadores, pero logró una racha de retirar a 13 peleadores de manera consecutiva hasta su salida del compromiso en el inicio del séptimo.

“Lo que hice fue atacar la zona cambiar el plan que tenía en mente porque hacían swing al primer envío y de eso me agarré”, explicó el tirador.

Molina se llevó la victoria, mientras el zurdo mexicano Álex Delgado cargó con la derrota al admitir diez inatrapables, seis rayitas (cuatro limpias) en 5.1 entradas de labor.

“Es lo que quieres del pitcher abridor, que de cinco seis innings de calidad, a pesar de no tener un buen inicio en el primer inning, batallando con el control y algunos pitcheos que no estaban cayendo, pudo dar seis innings de mucha calidad y eso demuestra lo competidor que es Néstor Molina, para después recurrir a una de nuestras fortalezas, que es el bullpen”, resaltó el piloto de los crepusculares.

La serie se trasladará a la capital el viernes 25 de enero donde se llevarán a cabo los juegos tres y cuatro de la Gran Final.

“Hay que ganar cuatro, con dos triunfos no hemos conseguido nada, pero sí estamos cerca, mantener los pies en la tierra, bien humildes y no nos conformamos”, sentenció Moreno.

Por: Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

Foto: Prensa Cardenales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.