mar. Nov 12th, 2019

En caso de emergencia, Leones rompió el vidrio del Viejo Continente

Todos saben que la temporada 2019-2020 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional será totalmente distinta a las anteriores. Uno de los puntos fuertes es que, los peloteros que habitualmente se presentaban en el torneo invernal no podrán competir en esta edición por las restricciones de la MLB, esto abrió las oportunidades a nuevas promesas y Leonardo Ferrini es uno.

Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

El nivel que ha mostrado la LVBP, durante cada zafra, deja con pocas posibilidades a muchos jugadores que buscan debutar en la pelota criolla, Ferrini fue uno de los tantos beisbolistas que, aunque fue firmado por los Cardenales de Lara nunca pasó de la Liga Paralela y debió buscar nuevos senderos hasta esperar una nueva oportunidad.

El mánager de los Leones del Caracas, Harry Guanchez, comentó que la situación irregular que pasa la pelota rentada en Venezuela ocasionó la opción de contar jugadores que nunca han actuado en el circuito y eso le da un punto extra en motivación, Ferrini opina exactamente lo mismo.

“Si, eso precisamente es así. Tenemos una oportunidad que antes no se podía, porque era muy difícil subir al equipo grande, desde la paralela. Yo estuve con los Cardenales de Lara y nunca tuve el chance, ahora me llegó mi oportunidad con la invitación que me hicieron los Leones”, relató Ferrini.

El turno de jugar en la LVBP se le esquivo por un tiempo, ya que a pesar de haber firmado con los crepusculares y con los Azulejos de Toronto, ambos equipos lo dejaron libre. Con los canadienses jugó cuatro veranos, hasta ser liberado en el 2010.

Ferrini es un apellido de descendencia italiana, le llegó al oído del joven barquisimetano de disputar el beisbol en el país en forma de bota, aunque de italiano solo tenga una pizca de cercanía.

“Mi tatarabuelo era italiano, de allí viene mi apellido. Yo cuando llego allá soy un extranjero más que consiguió trabajo. De hecho, no me siento igual a esa cultura, porque allá son muy serios. No son bochincheros como nosotros los venezolanos”, contó. “Yo igual saqué mis papeles para poder jugar allá, ya que soy venezolano como tal”.

Aunque la liga italiana de beisbol ya lleva un buen tiempo activa, Ferrini cuenta que no es solo para peloteros viejos o casi en el retiro. De hecho, tiene bastante dificultad por su manera de jugar.

“Es difícil mejorar un promedio al bate allá, porque se juega solo los fines de semanas, entonces si fallaste cuatro veces en el juego debes esperar cinco o seis días más para recuperarte. No es el caso de los pitchers que ya están acostumbrados de lanzar con días de descanso, pero para el bateador es muy complicado”, mencionó. “Igual en los días entre semana nos encargamos de entrenar y mantenernos en forma, porque el beisbol allá es como un trabajo para nosotros los beisbolistas, pero para los italianos es algo fuera del trabajo”.

El bateador de 30 años de edad conoció y jugó en el San Marino de la liga italiana al ex lanzador Victor Gárate, quien esta temporada será el Coach de Banca del conjunto melenudo, esto ayudó a Ferrini encontrarse con el beisbol venezolano una vez más y con la oportunidad de debutar.

“Víctor jugó conmigo y el mismo me llamó para saber si estaba interesado en jugar con Leones este año, entonces me puso en contacto con Richard Gómez (Gerente deportivo) y llegamos a un acuerdo de invitación, y aquí estoy luchando por debutar por fin en la LVBP”, dio a conocer.

En las prácticas de los capitalinos ha lucido muy bien con la defensa y el madero, tanto, que el mismo Harry Guanchez lo postula para ser el encargado de cubrir la segunda base o campocorto, cuando inicie el campeonato.

“Es un honor poder jugar en este equipo y que me haya dado la oportunidad de debutar en la LVBP. Yo soy un jugador que sabe muy bien jugar a la defensa y de velocidad en las bases”, describió.

Ferrini nunca está alejado de Venezuela, aunque juegue varios meses en Europa, porque apenas termina la temporada se regresa con su familia en Barquisimeto.

“Yo voy solo para Italia. Es mi trabajo y aunque este solo allá, apenas termina me regreso con mi familia. Allá la comida es muy buena. Es increíble, pero no hay nada como el sentir de su nación, porque como te dije ‘allá son muy serios y nosotros siempre andamos en una echadera de broma”, aseguró.

El idioma no fue un problema para Ferrini, porque le tomó un año aprenderlo y dominarlo en Italia, ahora traerá el romanticismo del beisbol italiano a la cueva de los melenudos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.