mar. Nov 12th, 2019

¿Qué afrontará Chaim Bloom como jefe de operaciones en Boston?

Redacción El Extrabase, Jesús David Castellano (@_JDCastellano).-Hace dos días que terminó la Serie Mundial y con ella la temporada 2019 de Grandes Ligas, pero a su vez comienza la agencia libre en donde el trabajo de los ejecutivos de béisbol se incrementa, sobre todo el de aquellos que llegan a una nueva organización; tal es el caso de Chaim Bloom quien arribó el pasado 25 de octubre a las oficinas de los Medias Rojas de Boston como nuevo Presidente de Operaciones de la organización.

Proveniente de los Rays de Tampa Bay donde ocupó el puesto de Director Asistente de Operaciones de Ligas Menores desde 2008, posteriormente fue Director de Operaciones en 2011 y en 2014 fue promovido a Vice Presidente de Operaciones, para luego ser consagrado como Vice Presidente Senior, siendo el segundo al mando detrás del jefe de operaciones. Bloom llega a Boston con la consigna de ser competitivos a largo plazo, tratando de reducir la nómina.

El primer movimiento de Bloom como Presidente de Operaciones de los Red Sox fue asignar a Brian O’Halloran como Gerente General, una figura de la que Boston careció con Dombrowki al mando de las Operaciones. O’Halloran, trabaja con la organización de Boston desde 2002 y desde 2008 se desempeñaba como Vice Presidente Ejecutivo.

Ahora bien, con el termino de la Serie Mundial la Asociación de Jugadores dio a conocer el listado oficial de peloteros que se convirtieron en agentes libres, son un total de 131 y de esos 131 al menos 6 disputaron la zafra 2019 con los Medias Rojas, entre ellos Andrew Cashner, Jhoulys Chacín, Brock Holt, Mitch Moreland, Steve Pearce y Rick Porcello, este último fue integrante de la rotación durante las últimas 5 temporadas dejando marca de 73-55 en 159 aperturas con efectividad de 4.43, en ese lapso ganó un Premio Cy Young y una Serie Mundial, sin embargo, de ese grupo de 6 peloteros, solo Brock Holt tuvo un 2019 destacado al batear para promedio de .297, con 31 remolques, 3 cuadrangulares y 38 anotadas en 87 partidos; su OBP fue de .369, mientras que el OPS lo ubicó en .771 (OPS+ de 101) siendo además octavo en WAR (1.0) por delante de Mitch Moreland (0.7).

Por otra parte J.D. Martínez, firmado por el equipo en 2018 a un contrato de 5 años y 110 millones de dólares, tiene hasta el lunes para decidir si se sale o no de su contrato para optar por uno mejor con los mismos Red Sox o con cualquier otro equipo, dependiendo de lo que el pelotero y su agente Scott Boras decidan. Martínez devengaría un salario de 23,75 millones en 2020, eso en caso de no aplicar la opción antes mencionada, mientras que en 2021 percibiría unos 19,35 millones, siendo que previo a esa temporada también puede salirse de su actual pacto. Hasta ahora en dos temporadas con el equipo «patirrojo» Julio Daniel exhibe línea de .317/.392/.593/.985 con 79 vuelacercas, 235 producidas y 209 anotadas; en su palmares cuenta con dos llamados al Juego de Estrellas, un cuarto puesto en la votación al MVP, un anillo de Serie Mundial y dos bates de plata en una misma temporada (uno como DH y el otro como jardinero), también fue líder en carreras impulsadas y en bases alcanzadas con 130 y 358 respectivamente, en su primer año con la organización.

Otro problema con el Boston y su nueva gerencia tendrá que lidiar es Mookie Betts, el estelar jardinero ganó solo 20 millones en 2019 y en caso de no renovar el equipo se verá en la obligación de cambiarlo previo a 2020 o a mitad de temporada eso si no quieren perderlo en la agencia libre. Una pieza como Mookie Betts sería muy apetecible para varios equipos, tanto dentro del terreno, en el aspecto económico como en el de mercadeo.

Al menos 9 peloteros son elegibles a pasar por el proceso de arbitraje salarial, entre ellos Mookie Betts, Eduardo Rodríguez, Andrew Benintendi, Brandon Workman, Heath Hembree y Matt Barnes.

Esos son al menos los asuntos más urgentes que debe tratar la gerencia de Boston, las evidencias (tomando en cuenta el 2019) indican que el mayor problema del equipo radicó en el pitcheo, aunque algunos puntos de la ofensiva no se escapan, pese a querer reducir la nómina Boston debería retener a Mookie Betts y/o a J.D. Martínez, ambos parte importante en la ofensiva de los Red Sox y por supuesto tratar de conseguir pitcheo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.