Cuatro peloteros venezolanos que necesitan un resurgir en 2020 (Parte 2)

Redacción El Extrabase, Jesús David Castellano (@_JDCastellano).- Actualmente es incierto cuando comenzará la temporada del béisbol de Grandes Ligas debido al brote de la pandemia del Coronavirus (COVID-19).

Pero seamos claros, muchas cosas hay que tomar en cuenta para que todo vuelva a la normalidad y se dé la voz de Playball. En dado caso, esta es la segunda parte de ‘cuatro peloteros venezolanos que necesitan un resurgir en 2020‘, que con estos 4 serían un total de 8 jugadores que creemos que deben recuperar el estatus que los hizo brillar en el «big show».

1. Carlos González

El otrora campeón bate de la Liga Nacional sumó 4 temporadas consecutivas (de 2010 a 2013) bateando promedio superior a .290, incluso en 3 de esas 4 logró superar los .300 puntos, siendo 2010 la de mayor cosecha, al dejar registro de .336. Ese año, además de liderar el viejo circuito en average, comandó a sus colegas en imparables (197) y encabezó a todo el béisbol en bases alcanzadas con 351, lo que le valieron al marabino el guante de oro y el bate de plata; siendo la única temporada en que ganó ambos gallardetes, además de terminar tercero en la votación al Jugador Más Valioso de la Nacional solo por detrás de Albert Pujols y Joey Votto, quien al final terminó alzándose con el premio.

El jardinero que debutara en MLB con los Atléticos de Oakland en 2008 y fuera cambiado previo a 2009 a los Rockies de Colorado, vivió sus buenos años con esta organización, de 2010 a 2016 acumuló 599 carreras impulsadas y 1000 imparables entre ellos 197 dobles, 28 triples y 194 vuelacercas y compiló OPS de .888. Durante ese lapso recibió 3 convocatorias al juego de estrellas, 3 guantes de oro y dos bates de plata. En dos de esas 6 zafras superó las 100 producidas (2010: 117, 2016: 100) compilando otras 4 de 90CI o más, también tuvo 8 de 9 temporadas con 20 o más dobles (de 2010 a 2017) siendo 2015 la única zafra en donde solo conectó menos de 20 (en total fueron 15) sumando de igual forma 6 años conectando al menos 20 bambinazos, siendo 2015 la zafra de más batazos de vuelta completa (40). En esos 9 años dejó porcentajes de .290/.349/.515/.864 con OPS+ de 116 y 2220 almohadillas alcanzadas.

Pero a pesar de los buenos números que pudiera haber puesto ‘CarGo’ durante su carrera, ha tenido promedio de 115 juegos por temporada, de hecho, durante el lapso de 9 temporadas que comentábamos arriba dejó promedio de 129 por zafra e incluso durante su época ‘prime’ llegó solo a promediar 127 juegos por año, dejando constancia de los problemas que ‘CarGo’ ha tenido con las lesiones.

En 2018, a pesar de que lo contamos como parte de sus épocas de plenitud en la Gran Carpa, comenzamos a ver su declive, pasó de batear .288 en sus 10 temporadas anteriores a solo batear para promedio de .276, sumó su segunda zafra (con 100 o más juegos) de menos traídas al plato con 64 (siendo solo superada por las 57 de 2017). Esos números le valieron que los Rockies decidieran no renovar su contrato para 2019. En 2019, con dos equipos, solo disputó 45 juegos, cifra más baja para él en su carrera. Por mucho tiempo ‘CarGo’ fue considerado el pelotero venezolano más completo, y lo mejor es que es zurdo, un estatus que debería recuperar en 2020 en una franquicia de menos envergadura como Seattle.

2. Freddy Galvis

Si hablamos de Freddy Galvis, estamos hablando de uno de los mejores campocortos defensivos de la actualidad; lidera a los de su posición en porcentaje de fildeo (.985) solo tomando en cuenta a peloteros activos y nada más ha cometido 48 pecados en 3120 chances a la defensiva.

Entre 2015 y 2018 jugó 633 partidos, un promedio de 158 por temporada y de 2018 a 2019 jugó los 162 partidos de la contienda, eso después de jugar solo 171 juegos en sus primeros 3 años en Grandes Ligas.

Sabemos que el falconiano no ha bateado mucho durante su carrera, sus porcentajes lo demuestran al registrar .248/.291/.384/.675, números ofensivos bastante bajos tomando en cuenta que actualmente el campocorto con mejor average tiene .294. Pero Galvis tiene 2 temporadas de 20 vuelacercas, tres de 60 producidas o más y una de 70.

Sin embargo en 2019 no tuvo la regularidad que se esperaba, 147 compromisos, 177 menos que las dos zafras anteriores. Estamos hablando de un pelotero que ha tenido regularidad en la Gran Carpa debido a su defensiva y una producción decente, la cual debe mejorar si quiere seguir manteniéndose al mejor nivel del béisbol.

3. Pablo Sandoval

A poco más de 5 años de cometer el mayor error de carrera al firmar con los Medias Rojas de Boston y abandonar la bahía donde era aclamado y adorado, el ‘Kung Fu Panda’ sigue esforzándose para volver al pleno de sus habilidades dentro del terreno.

Retrocediendo a 2014, último año de su primera etapa en la ciudad californiana, Pablo bateó para porcentajes de .279/.324/.415/.739 con 16 cuadrangulares y 73 carreras impulsadas, numéricamente, en cuanto a porcentajes no fue su mejor año en San Francisco, pero en postemporada demostró que aún seguía siendo un bateador rendidor al dejar promedio de .366 (de 71-26) con 7 dobles y 5 carreras impulsadas. Tampoco hay que olvidarse de los 2HRs a Justin Verlander en la Serie Mundial de 2012, un Clásico de Otoño en el que despachó 8 imparables y produjo 4 rayitas. Sus totales en postemporada son de 53 indiscutibles, 21 anotadas, 6 jonrones y 20 remolcadas en 39 juegos. Sus porcentajes en esta fase son de .344/.389/.545/.935 con 84 bases alcanzadas; ostenta 3 anillos de Serie Mundial y un MVP en 2012.

A partir de 2015, año en que firmó con los Red Sox, hasta 2017 cuando regresó a San Francisco para los últimos meses de la campaña, Sandoval bateó para un promedio de .234 con OPS de .644 y 19 cuadrangulares, un descenso sin duda influenciado por perder ese cobijo entregado por los fanáticos del AT&T Park en lo que era conocido como la ‘pandamanía’.

Aparentemente su carrera si ha vuelto a revivir en San Francisco, lugar de donde nunca tuvo que haberse ido, entre 2018 y 2019 dejó línea de .259/.311/.466/.777 con 23 vuelacercas, 130 imparables y 81 traídas al plato. Sus números han ido ascendiendo lentamente, de 92 a 108 juegos, 57 a 73 hits, 9 a 14 HRs, de OPS de .727 a .820 y de OPS+ de 101 a 114. Dicho esto, sin duda queremos ver regresar al ‘Panda’, sabemos de lo que es capaz y disfrutamos de la «pandamanía» en San Francisco.

4. Carlos Carrasco

Para «Cookie» sería un gran logro si se mantiene lanzando en Grandes Ligas después de su diagnóstico de Leucemia en 2019, y sin duda para nosotros sería conmovedor, emotivo y bastante inspirador. Por lo pronto ya hizo su reaparición en el montículo lanzando una entrada de 18 pitcheos (3H, 1CP, 2Ks) el 29 de septiembre ante Washington.

Durante 5 años consecutivos (de 2014 a 2018) puso efectividad menor a 4 (un total de 3.27) en un promedio de 32 juegos y 26 aperturas por temporada. En 2017 obtuvo 18 victorias y luego en 2018 ganó 17 juegos y lanzó 2 juegos completos (líder en la MLB). Cabe destacar que en ese transcurso lanzó al menos un juego completo por temporada para un total de 11 en su carrera con 4 blanqueos.

En postemporada ha realizado 2 aperturas donde ha lanzado 11 entradas, ha ponchado a 10 bateadores y ostenta efectividad de 1.64, mientras que en temporada regular acumula efectividad vitalicia de 3.82 en 230 juegos (incluyendo 183 inicios). Le restan 15 victorias para llegar a las 100 y 12 aperturas para las 200.

1 pensamiento sobre “Cuatro peloteros venezolanos que necesitan un resurgir en 2020 (Parte 2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.