Por: Eliezer González / @eliegonzalezc.

Aunque Albert Pujols siempre se ha mostrado como una persona despreocupada de sus registros, los numeritos que el dominicano ha puesto al más alto nivel del béisbol en el mundo son sin dudas impresionantes. En el siguiente material estaremos haciendo un repaso por uno de los trayectos más impecables en la historia de cualquier deporte en contraposición con los efectos de la última gran pandemia acontecida en la humanidad.

La pírrica situación del COVID-19 desde ya cambió la historia del mundo por siempre y para siempre con una cantidad de infectados a nivel global que ya casi suman un millón y medio de casos (1,484,811) y la horrible cantidad de casi noventa mil muertes (88,538). Y aún no sabemos cuando esto acabará, pero obviamente acabará y cuando esto suceda, pues entonces empezaremos la siguiente lucha y es contra las consecuencias que el efecto de la pandemia dejará en todos los ámbitos de la vida, desde el punto de vista emocional, así como también la economía, la propia salud, y toda la actividad humana, lo que hace susceptible por lógica al béisbol, su curso y sus registros.

Desde el 12 de marzo cuando se anunció la suspensión de los partidos de pretemporada, la campaña de 2020 cayó en una incertidumbre. El comisionado y los jugadores intentan salvar la temporada y se han barajado temas como los de jugar menos de 162 partidos o jugar choques de siete innings para así poder acercarse a lo más posible a la cantidad de 162 compromisos. Sin embargo, las dos medidas tratadas de alguna manera u otra afectarán los registros y a la larga nos quedaremos con lo que pudo haber sido en la cabeza para múltiples e incontables casos. Y ojo, que, si la salud se viera en cuestión, si hay que suspender la temporada se hará y ya esto sí sería lo peor, pero no imprudente, más bien, lo mandatorio.

Si se reducen los innings o los partidos, o en el peor de los casos se suspende la temporada, algunas marcas posibles para algunos jugadores se verían afectadas, por ejemplo, respecto a los lanzadores, ¿Qué tanto pudiera esto imposibilitar los 200 triunfos y los 3,000 ponches que Max Scherzer (170 V y 2692 k) había tenido como una oportunidad real hasta antes de esto? La misma cantidad de chocolates buscarían lanzadores como Zack Greinke (205 V y 2622 K), Cole Hamels (163 v Y 2558 K), Félix Hernández (169 V y 2524 K) y Clayton Kershaw (169 V y 2464 K), todos estos últimos a excepción de Greinke que ya cuenta con las 200 victorias, también andarían buscando esta cifra en el encasillado de las “W”.

En el caso de los bateadores, los dominicanos Robinson Canó (2570 H y 324 HR), Nelson Cruz (1721 H y 401 HR) y Edwin Encarnación (1,807 H y 414 HR) en un curso normal y teniendo sólidas temporadas tenían oportunidades reales de encontrarse con los 3,000 y 2000 imparables, los 400 y los 500 cuadrangulares al final de sus respectivas carreras. Bien podría ser el caso del “tigre mayor” Miguel Cabrera (2815 H, 477 HR, 1694 RBI), quien parece que sea como sea conseguirá sus 3,000 incogibles, pero que su hasta entonces alto chance de conseguir las 600 cercas voladas y las 2000 empujadas lucen un poco menos posible en el supuesto que la temporada sufra una reducción parcial o suspensión total.

Y uno de los casos que más duelen de analizar y establecer, es el del quisqueyano Albert Pujols por sus hasta ahora grandes oportunidades de dejar grabado su nombre en los registros oficiales del juego en una posición prácticamente insuperable y en otros casos, irrepetible por mucho tiempo o por la eternidad.

Estamos hablando que Albert Pujols en una situación normal del mundo y el juego, y contando con salud, pudiera acabar su carrera con 700 cuadrangulares (tiene 656), 700 dobletes (661), 2000 anotadas (1828) y más de 2,200 producidas (2075).

Hasta ahora, solamente Pujols en la historia ha podido combinar en su carrera 650 o más jonrones y 650 o más dobletes, cifras que podría elevar a los 700 y que, por encasillados individuales, podríamos estar en presencia del último jugador con 700 cuadrangulares o 700 dobletes en la historia o al menos no veríamos a otro en 50 años.

Hank Aaron es el hombre al que Albert Pujols persigue, “The Hammer” es el único jugador con al menos 2000 producidas, 2000 anotadas, 600 cuadrangulares y 600 dobletes, “The Machine” solo necesita las anotadas para unirse a Aaron como los únicos con estas combinaciones probablemente imposibles de repetir jamás. Si el dominicano completa estos acumulados con cifras de 700 en jonrones y dobletes, entonces sería el único de todos los tiempos con al menos 2000 producidas, 2000 anotadas, 700 cuadrangulares y 700 dobletes, si lo anterior lucía imposible de emular, lo que este caribeño podría acumular aún luce más impensable. Son 222 las remolcadas que separan a Pujols del récord histórico en manos del ya mencionado Aaron, una marca que también luce a su alcance en un mundo normal pero que hasta ahora no sabemos que pasará no solo con los registros del béisbol, sino con todo en la tierra y la vida.

Quédate en casa.

Ve, pueblo mío, entra en tu casa y cierra las puertas detrás de ti. Escóndete un poco, hasta que pase la ira del Señor”. Isaías 26:20.

Esperamos sus comentarios y opiniones en mi cuenta @eliegonzalezc, así como sus sugerencias sobre temas a leer en esta columna utilizando la etiqueta “#BeisbolEnLaSala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.