Cy Young logró el primer Juego Perfecto del beisbol moderno

Más de un siglo y aún no existe un lanzador que pueda superar al legendario Cy Young. Se encargó de ser mejor hasta del primer serpentinero que logró un Juego Perfecto en la MLB, con su manera intocable de retirar bateadores.

Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

El primer juego perfecto de la historia del béisbol de las Major League Baseball (MLB) pertenece a Lee Richmond, quien lo realizó un 12 de junio de 1880, en la victoria de su equipo Worcester Ruby Legs 1 por 0 frente al Cleveland Blues.

Pasaron dos décadas, hasta que el 5 de mayo de 1904 Cy Young hizo de sus tantos trazos míticos, que le dieron vida a su leyenda. Ya son 114 años desde aquella salida perfecta del derecho y que hasta la fecha son pocos los que pertenecen a este minúsculo club.

El mítico lanzador trabajó a lo largo de las nueve entradas en las cuales cosechó 8 ponches y un montón de ceros. Joya de Young fue el primero y ha habido ya otros 20 juegos perfectos en la historia de hoy en día.

Félix Hernández tiene consigo su puesto en esta lista, al haber maniatado a los Rays de Tampa Bay en 2012, siendo el último realizado hasta la fecha.

El venezolano se unió a Philip Humber, de los Medias Blancas de Chicago, y a Matt Cain, de los Gigantes de San Francisco, como los únicos tres que han logrado la perfección en una misma campaña.

Hernández es el segundo lanzador latinoamericano que consigue juego perfecto en las mayores después de que el nicaragüense Dennis Martínez lo hizo en 1991, y es el segundo jugador nacido fuera de Estados Unidos en conseguirlo.

De los 23 juegos perfectos en la historia de Grandes Ligas, dos de ellos se produjeron cuando el montículo del lanzador todavía estaba a sólo 45 metros de distancia desde el home. Por lo tanto, es fácil descontarlos o al menos dividir las eras y llamar al 60 pies y seis pulgadas de la era «moderna».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.