junio 26, 2020

El hito que solo un Samurái podía iniciar

En la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, Álex Cabrera ya era un jugador único en su especie. Su fuerza lo llevó a ganar el premio Jugador Más Valioso en la temporada 1997-1998, por primera vez de los tres que acumula. Para sus 28 años de edad sumaba 29 cuadrangulares de los 135 que dejó en su carrera. Eso lo hacía un fenómeno de batazos de vuelta completa, así que cuando llegara su momento de debutar en las mayores, no era descabellado impactar con esa característica.

Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

Se cumplen 20 años, desde que aquel 26 de junio del 2000, Álex Cabrera se estrenó en las Grandes Ligas y como no podía ser un debut común y corriente, se convirtió en el primer criollo que conecta vuelacercas en su primer turno como profesional.

Cabrera se convertiría ese día en el criollo 123 que jugaba en Grandes Ligas, para ese momento. El monaguense, con 29 años de edad, entró a batear de emergente por el jardinero Travis Lee en el octavo inning y mandó la blanca pelota al jardín izquierdo ante un envío del zurdo Yorkis Pérez. Los Cascabeles se impusieron 6 – 1 a los Astros de Houston, en el Bank One Ballpark de Arizona.

Álex Cabrera fue el primer toletero que realizó la proeza. Luego, nueve años más tarde, Gerardo Parra fue el segundo en realizarlo, casualmente con el uniforme de los desérticos. El zuliano lo hizo ante los Rojos de Cincinnati.

Por otro lado, Willson Contreras se une a este interesante club, a pesar de tener un asterisco en su hito. El carabobeño si la sacó en su primer turno al bate, específicamente al primer lanzamiento que recibió el 19 de junio de 2016. Sin embargo, ya había debutado en las mayores, pero a la defensiva detrás del plato dos días antes.

Los debutantes que también bombardearon

Antes del “Samurái”, Álex González en 1998, se había convertido en el primer debutante que soltaba un bombazo a las gradas en su primer juego. Claro, no fue al primer turno que vio, pero fue pionero de ese aspecto.

Después otros siete peloteros criollos tuvieron la misma suerte de estrenarse con cuadrangular. En los que aparecen Miguel Cabrera, Luis González, Eliézer Alfonzo, Carlos Pérez, Álex Cabrera, Parra y Contreras.  

A buscar su comodidad

Tras su estreno, “El Samurái” permaneció en la nómina de los Cascabeles por el resto de la temporada y vio acción en 31 juegos, 21 en calidad de abridor. En 80 turnos despachó 21 hits, incluidos cinco vuelacercas, dos dobles y un triple con 14 carreras remolcadas.

Sin embargo, solo logró estar una campaña en las mayores. A pesar de ser un estelar bateador en la LVBP y haber debutado de esa manera, su vida deportiva no era en el mejor béisbol del mundo.

Después de presenciar casi 500 juegos con filiales de categorías inferiores de los Cachorros de Chicago entre 1991 y 1995, además de probar suerte en los circuitos de México y Taiwán, Álex Cabrera recibió una segunda oportunidad de jugar en Estados Unidos, pero sin fortuna de establecerse.

En diciembre del año 2000, los Leones de Seibu, de la Liga del Pacífico de Japón, compraron su contrato en los Cascabeles. A partir de 2001 y hasta 2012 fue donde al fin pudo presenciar el éxito. Fue campeón jonronero con 55 estacazos de vuelta completa en 2002 y líder remolcador en 2006 con 100, ambas con Seibu.

También jugó con los clubes Búfalos de Orix (2008-10) y Halcones de Softbank (2011-12). En 1239 encuentros conectó 357 jonrones, remolcó 949 carreras y dejó promedio vitalicio de .303.

Allí el “Samurái” era aclamado, pero su paso por las Grandes Ligas siempre quedará en la historia por su explosivo estreno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.