Se cumplen 22 años del momento en específico en donde el dominicano Sammy Sosa sopló vida a un béisbol agónico que suplicaba por ser rescatado.

Por: Eliezer González / @eliegonzalezc.

El jardinero de los Cachorros de Chicago fue protagonista en la resurrección de la pelota junto a Mark McGwire y Ken Griffey Jr., no hay dudas de que Sosa es el jugador latinoamericano más imprescindible en la historia reciente del deporte.

Triste que todavía hoy estemos debatiendo si el quisqueyano es o no es merecedor de la inmortalidad y como él mismo siempre dice: «Mis números están ahí». Víctima de rumores y suposiciones, Sosa ha sido apartado de su merecida inclusión al Salón de la Fama bajo un pretexto aún sin demostrar. Si fue cierto que utilizó sustancia, que alguien muestre una prueba y el debata terminará. Como no hay ninguna, es hora de que el latino más importante de la historia reciente de la pelota tenga una placa en el lugar de los grandes, condición que este oriundo de San Pedro de Macoris tiene de sobra.

Sammy es el único en toda la historia en colectar al menos tres campañas de 60 o más jonrones y uno de nueve jugadores con al menos una campaña de 150 o más producidas. Fue el Jugador Más Valioso de la histórica temporada de 1998, cuando junto a los personajes anteriormente mencionados revivió la pelota en un momento que esta había perdido alcance a causa de un parón que tuvo en aquellos días.

Cuando más el béisbol necesitaba de magia para volver a ser relevante, Sammy fue el mago con más trucos entre los latinos, el que pudo acaparar más público e impresionar con su poderío con el madero. Si nos apegamos al sentido más justo de la vida, es hora de que el latino más imprescindible de los últimos tiempos llegue al lugar al que pertenece.

Esperamos sus comentarios y opiniones en mi cuenta @eliegonzalezc, así como sus sugerencias sobre temas a leer en esta columna utilizando la etiqueta “#BeisbolEnLaSala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.