El día que Barry Bonds se sorprendió por algo que no fue un jonrón

El 28 de mayo de 1998, Bonds recibió boleto intencional con las bases llenas. La afamada estrategia que obligó el ex mánager de D-Backs, Buck Showalter dejó sin palabras al mundo y al legendario bateador

Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

Cuando se escucha el nombre de Barry Bonds, es fácil asociarlo con la palabra “jonrón”. Sus batazos de vuelta completa se encargaron de otorgarle un puesto en los libros de récords con 762 cuadrangular de por vida en la MLB. Sin embargo, también es conocido por un juego, donde precisamente no le dejaron conectar un bambinazo.

En la parte baja de la novena entrada del juego de los San Francisco Giants contra los Diamondbacks de Arizona el 28 de mayo de 1998, Bonds llegó al plato con las bases llenas y dos outs, con los Giants perdiendo 8-6. En lugar de arriesgarse a que los Bonds ganaran el juego con un swing, el capitán de los Diamondbacks, Buck Showalter, decidió evitar el turno al bate, caminando intencionalmente a Bonds y forzando una carrera.

Casi 23 años después, Bonds reveló cuál fue su proceso de pensamiento durante uno de los casos más extraños en la historia de la MLB.

Durante una entrevista con Dominic Smith, Bonds compartió que estaba “conmocionado” por las acciones de los Diamondbacks.

“¡Me sorprendió al principio! Probablemente si vuelvo a la película y la miro, miré en el dugout y pensé ‘¿qué diablos está pasando aquí?’ Primera vez, nunca antes lo había visto. Me sentía muy bien en ese momento, bastante encerrado en ese momento”, le dijo Bonds a Smith.

La decisión de Showalter dio sus frutos. A pesar de que la base por bolas de Bonds colocó el juego 8-7, Brett Mayne fue el siguiente bateador en el orden y terminó fallando para concluir el juego.

“Nos quedamos sin lanzadores, no podíamos jugar entradas extra – Gregg Olson, que estaba lanzando 89-90, pequeña curva, cambio, buen hombre, buen cerrador, estaba al final de su carrera, y Barry simplemente lo agotó”, dijo Showalter en el programa de Balk Talk el año pasado. “Sin embargo, agotó a mucha gente y pude ver que toda la situación se desarrollaba y estaba tratando de darnos la mejor oportunidad de ganar”.

Esto posiblemente fue visto como una estrategia arriesgada del rival. Pero también puede ser considerada el acto de respeto más grande que se le puede otorgar a un bateador.

“En ese caso, lo estaba mirando y pude ver si hacía los cálculos, dónde [Bonds] caería en el orden al bate”, dijo Showalter. “Tienes que entender, él no comenzó ese juego – llegó antes como bateador emergente. Jeff Kent, quien estaba teniendo un año típico de Jugador Más Valioso, no estaba bateando detrás de él. Y amo a Brent Mayne, un buen jugador de Grandes Ligas, pero no era Jeff Kent ni Barry Bonds, así que tenías que elegir tu veneno”.

Bonds es posiblemente el mejor bateador de todos los tiempos y tuvo un OPS de al menos .999 en cada temporada desde 1992-2007. Eso significa que, en promedio, Bonds recolectó al menos una base por cada aparición. Entonces, cuando llegó al plato con las bases llenas en la parte baja de la novena y su equipo dos abajo, el mánager Showalter, decidió otorgarle un pase libre. Sí, Showalter decidió que dar una carrera garantizada a los Giants era mejor que dejar que Bonds intentara empatar el juego o ganarlo.

No es una jugada común, pero al parecer efectiva. Diez años después, la historia se repitió cuando el entonces manager de los Rays de Tampa Bay, Joe Maddon, dio un pasaporte intencional a Josh Hamilton con las bases llenas en la novena entrada de un juego. Tampa Bay también ganó ese juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.