Por Víctor Boccone/@Vboccone

Cuando Indios de Cleveland anunció la salida de su súper estrella Francisco Lindor junto a Carlos Carrasco, quienes fueron enviados a los Mets de Nueva York, por los jugadores Amed Rosario y Andrés Giménez, además de otros más; la afición de la tribu pensó que el cambio favoreció netamente a los neoyorquinos.

La salida de Lindor de las paradas cortas parecía no cubrirse ni con el mejor shortstop de las granjas; sin embargo, puede que los fanáticos de Indios estén equivocados y al final del día sean ellos quienes celebren la llegada de Andrés Giménez, considerado el mejor prospecto de los Mets en estas últimas de cambio.

Ahora bien, ¿qué esperar de este muchacho que apenas ha visto una sola temporada en la MLB? Con tan solo 22 años, Giménez es uno de esos diamantes en bruto que podrá liderar a la tribu de Cleveland en un futuro no muy lejano.

Su estilo de juego habla por sí mismo, al igual que su personalidad reservada dentro del clubhouse. Es uno de esos peloteros que se le comparan a Derek Jeter por la forma en que juega y que no representa un dolor de cabeza para la gerencia, cuando salen del campo. En su primera campaña en las Mayores, este muchacho oriundo de Barquisimeto, presentó un average de .263, producto de 31 hits en 118 veces al bate. Además ostentó un OPS de .732, además de finalizar como séptimo en la carrera por el Novato del Año en el Viejo Circuito.

Su llegada al equipo de Cleveland debe verse como un nuevo guitarrista a una banda de rock, cuyo secreto hará deleitar a la fanaticada.

Con el guante, es considerado una de las mejores manos de esta nueva generación de campocortos. Tanto así, que en 182 entradas en la posición 6 del campo apenas cometió una pifia y realizó 43 asistencias para un Porcentaje de Fildeo de .987. Además es un jugador que puedes mover alrededor del cuadro sin ningún problema, su experiencia en las menores, brinda confianza a cualquier mánager de colocarlo en la segunda base o en la antesala.

Su seguridad en las manos es otra de las virtudes de Giménez y así los números lo demuestran, al terminar el 2020 con un 86% de outs realizados cuando la pelota va hacia su zona en el campocorto. En la segunda base es aún mejor con el 94% de las pelotas en outs y 92% en la antesala.

Quizás Cleveland no llegue a tener otro jonronero en las paradas cortas, como lo fue Lindor en su momento. Giménez, por ejemplo llegó a despachar 22 cuadrangulares en cuatro campañas en las sucursales de los Mets; sin embargo, alcanzó 400 hits en 393 juegos disputados en ese período.

No hay por qué apresurarnos sobre lo que veremos de Giménez con Indios. Sin duda, es el indicado para sustituir a Lindor en el campocorto de Cleveland y retomar la tradición de la tribu de tener a un venezolano en el shortstop. Sino que lo digan Omar Vizquel y Asdrúbal Cabrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.