Por Mari Montes – @porlagoma

Una pequeña corneta sobre el dogout de los Marlins en el Roger Dean Chevrolet Stadium, en Jupiter, Florida, amplificaba la voz del dispositivo electrónico que Major League baseball está probando para definir la zona de strike.

Explicó Mike Hill, nuevo Vicepresidente de Operaciones de Terreno de MLB, que usarán esta tecnología en los últimos juegos de exhibición. El árbitro estará detrás del plato y usará un audífono por donde escuchará la indicación del lanzamiento. Se usará el sistema “Hawkeye”, el mismo que se utiliza en los torneos de la Asociación de Tenistas Profesionales para determinar la ubicación de la pelota. En 2019 experimentaron con la tecnología “Trackman”, pero hubo fallas y fue desestimada.

Hasta ahora, la receptividad ha sido positiva. Aún cuando el envío llegue en zona mala, si el bateador hace swing, la indicación será “strike”. La tecnología busca la precisión.

¿Se quedará? seguramente más temprano que tarde se impondrá el cambio. Habrá quien recuerde las veces que luego de cantar bola a un pitcheo que cayó en zona buena y que pudo ser el tercero para poner out al bateador, vino un jonrón o un hit barrabases que volteó una pizarra, será un argumento para quienes estén a favor de este “asistente” que busca reducir los errores humanos.

El beisbol ganará precisión y seguramente nos acostumbraremos al cambio, pero perderá un atributo que hemos disfrutado desde siempre, como por ejemplo la maestría de los receptores que tienen destreza para mover la mascota y convertir un pitcheo fuera de la zona, en strike. Ese “mascoteo” que hace que un receptor sea mejor que otro, una habilidad que hace la diferencia.

También se “perderá” eso que llamamos “la zona del umpire”. Cuando un árbitro canta los pitcheos que están cerca, para ambos equipos, hablamos de su consistencia y como ello obliga al bateador y al lanzador a hacer ajustes. Esa dinámica ha sido siempre parte del juego y quedará eliminada con la llegada de este instrumento.

Cuando se instale, habrá que adaptarse a este “umpire electrónico” que asistirá al principal. La regla dice que los strikes y las bolas no se discuten, a partir del uso de esta tecnología, ya no podremos hablar de “error humano”.

¿Será “perfecto”? ¿Será posible un beisbol sin árbitros en el futuro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.