Por Víctor Boccone/@Vboccone

William Contreras se ha convertido en esos dolores de cabeza que todo manager en las Grandes Ligas quisiera tener. Su proyección dentro de los Bravos de Atlanta va en franco crecimiento y por lo mostrado en estas primeras de cambio en la Liga de la Toronja, el piloto Brian Snitker no la tendrá fácil a la hora de elegir quien será el backup de Travis d’Arnaud en la receptoría.

Este muchacho de apenas 23 años, luce como el futuro careta de la tropa que comandará Snitker, al menos hasta 2023. La temporada pasada hizo su estreno en las Mayores, pero sólo vio acción en cuatro encuentros donde sonó cuatro hits, entre ellos un doble, en 10 turnos al bate para un promedio de .400 puntos.

Ahora bien, Contreras quiere más y así lo dejó claro en el juego de este lunes frente a Medias Rojas de Boston en el que remolcó tres carreras.

Si bien es cierto, Travis d’Arnaud será el receptor de todos los días de los Bravos para este 2021, la pelea de Contreras será con Alex Jackson, quien se perfila a ser el segundo catcher del equipo; sin embargo, el nativo de Puerto Cabello (Carabobo), está muy bien conceptuado por la gerencia de Atlanta, por lo que podría dar la sorpresa en estos entrenamientos primaverales y así ir hilvanando su camino a la titularidad en las Mayores.

La única traba que tiene este joven es su poca experiencia en las menores. En 2019, apenas tuvo 60 juegos en la sucursal AA (máximo nivel para el criollo), por lo que no sería descabellado pensar que los Bravos lo mantendrán en Triple A, con el propósito de pulirlo aún más y ser, en un futuro, la cara del equipo junto a Ronald Acuña Jr., Ozzie Albies y Austin Riley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.