Por Víctor Boccone/@Vboccone

Yadier Molina sigue siendo uno de sus jugadores que provoca ver en el terreno de juego. A pesar de su arrogancia detrás del plato, el liderazgo y respeto que emana este boricua de 37 años, lo ubican como uno de los mejores receptores de las Grandes Ligas en los últimos años.

Estos entrenamientos primaverales de Cardenales de San Luis no han sido la excepción para que Molina imponga su temple en el terreno y su víctima fue el novato José Siri de los Astros de Houston, quien pensó que podría ganarle la batalla al careta gracias a su juventud y no fue así.

Desde 2008, cuando Molina ganó el primero de sus nueve Guantes de Oro en las Mayores, ha sido considerado un auténtico capitán detrás del plato y muy pocos son los atrevidos a robarse una almohadilla. En su carrera acumula un porcentaje de 40% de “Outs Robando”, siendo uno de los mejores entre los receptores activos.

Asimismo, con la mascota es uno de los “caballos” en la posición al registrar .995 de Porcentaje de Fildeo en 17 temporadas. Sin duda, números que podrían llevarlo al Salón de la Fama.

Con lo que vivió Siri este fin de semana frente a Molina, es probable que haya aprendido la lección y a respetar la jerarquía de los mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.