Por Víctor Boccone/@Vboccone

Definitivamente, Shoei Ohtani está decidido a olvidar el pasado y comenzar a escribir una nueva historia en los Angelinos de Los Ángeles. Lo demostrado hasta ahora por el fenómeno japonés, en estos entrenamientos primaverales, no es por pura casualidad, pues desde el momento en que el manager Joe Maddon confirmó que le daría rienda suelta al jugador, éste se ha destapado a batear en la Liga del Cactus.

En siete juegos disputados, el nipón ha sacudido cuatro jonrones — tres en dos días— y remolcado siete carreras para un promedio de .579.

Y es que Ohtani ha estado en deuda con la afición de los Angelinos desde aquel 2018 en que se llevó el premio Novato del Año de la Liga Americana. Lesiones en su brazo de lanzar, incluso una operación Tommy John es lo que ha impedido que Ohtani desarrolle todo su potencial dentro del diamante. Su llegada a la MLB hace tres años se comparó con Babe Ruth por tratarse del primer jugador desde “El Gran Bambino” que podía servir como lanzador y Designado a tiempo completo en las Mayores. Sin embargo, ha quedado a deber desde que fue anunciado con bombos y platillos.

Por ello, ver la actuación de este jugador en la pretemporada es un aliciente para los Angelinos y sus aspiraciones a luchar por el banderín en la División Oeste del Joven Circuito.

Con el bateo ha estado impecable Ohtani; pero habrá que esperar cómo se desenvuelve sobre el montículo tras completar su proceso de recuperación tras la operación en el codo. En cuatro entradas lanzadas ha sido bateado con contundencia y acumula una efectividad de 13.50 y nueve ponches.

Lo cierto es que Sho-Time de Ohtani ha puesto a más de uno a vibrar en Tempe, Arizona donde está el complejo primaveral de los Angelinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.