Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

La temporada 2020 de MLB para muchos no fue tan grandiosa (excepto para los Dodgers de Los Ángeles). Uno de los que menos disfrutó la campaña fue el lanzador Madison Bumgarner, pues lidió con lesiones, apenas ganó un duelo y registró una alta efectividad de 6.48 en 41.2 episodios laborados. Sin embargo, nada de eso se comparó con no poder hacer lo que más le agrada y no, no tiene que ver con recetar ponches.

Bumgarner disfruta pararse en el plato y tomar turnos como bateador. El año pasado, las Grandes Ligas eliminaron la regla de que los lanzadores tenían la oportunidad de batear, como ha sido costumbre en la Liga Nacional. Así que, el zurdo no pudo aumentar su número de batazos.

Los lanzadores volverán a batear por sí mismos en el viejo circuito esta temporada, pero hay muchas posibilidades de que esta sea la última temporada en que no haya un bateador designado universal en las Grandes Ligas. Siendo eso cierto, Bumgarner tiene los ojos puestos en un trofeo más además de ganar su cuarto anillo de la Serie Mundial: un tercer Silver Slugger.

“Por lo general, nadie diría metas individuales o premios como ese”, dijo Bumgarner a Jayson Stark de The Athletic. “Pero no creo que nadie esté rehuyendo ese… Creo que el tipo que gane posiblemente el último, sería bastante bueno”.

Bumgarner ha ganado más o tantos premios Silver Slugger que Joey Votto, Giancarlo Stanton, Freddie Freeman, Justin Moreau, Ryan Howard, Jimmy Rollins y muchos otros. Es considerado uno de los lanzadores más temidos con un bate en sus manos, y quizás el más poderoso.

A lo largo de 12 temporadas (11 sin un designado), Bumgarner ha conectado 19 jonrones en su carrera. Está empatado con Gary Peters por tener la tercera mayor cantidad de jonrones de un lanzador en la era de la expansión. Tiene muchas ganas de llegar a los 20 y tiene la vista puesta en pasar a Carlos Zambrano y Bob Gibson, quienes terminaron su carrera con 24 bambinazos.

“Así que no estoy tan lejos de esos dos, supongo”, le dijo Bumgarner a Stark. “Está a punto de estar fuera de mi alcance, pero aún tengo una oportunidad”.

Si bien Bumgarner claramente tiene una afinidad por los largos batazos de gradas, está seguro que nunca participará en el Home Run Derby.

“¿Sabes qué? No pudiste pagarme suficiente dinero para hacerlo de nuevo después de las (cosas) que se agitaron la última vez”, le aclaró Bumgarner a Stark. “No, no lo haría por nada. Eso se retorció de muchas maneras diferentes. Entonces no. De ninguna manera.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.