Por Víctor Boccone/ @Vboccone

“Cuando el río suena es porque piedras trae”. Así reza un refrán popular para referirse a que cuando recibes una señal previa sobre algo, más adelante termina de suceder.

Pues bien, la situación de Odúbel Herrera en estos entrenamientos primaverales con Phillies de Philadelphia ha sido algo parecido. Desde el día 1, el zuliano sabía muy bien que tenía que echarle un camión para quedarse en el equipo grande y lo que ha demostrado hasta ahora, no hace pensar lo contrario.

Con un promedio de .269 hasta el momento, tres cuadrangulares e igual número de carreras remolcadas, el “Torito” parece haber ganado la batalla y será nuevamente el jardinero central de los cuáqueros.

“Me gusta lo que he visto de este muchacho”, comentó Joe Girardi en días pasados. “Ha entendido la responsabilidad que tiene con sus compañeros y toda la fanaticada de Philadelphia”, agregó el mandamás.

Herrera recibió esta nueva oportunidad sin esperanza alguna, pues tras un año de baja, pocos habrían pensado que iba a tener una actuación como tal en estos Spring Training y así estar muy cerca del ansiado cupo.

Aún no se ha hecho el anuncio oficial en los Phillies, sin embargo con la lesión de Adam Haseley y el poco trabajo de Mickey Moniak, Herrera parece tener el camino libre para volver a su posición habitual en el equipo de Pensilvania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.