CLEARWATER, FLORIDA - MARCH 05: Jose Alvarado #46 of the Philadelphia Phillies throws a pitch during the sixth inning against the Pittsburgh Pirates during a spring training game at Phillies Spring Training Ball Park on March 05, 2021 in Clearwater, Florida. (Photo by Douglas P. DeFelice/Getty Images)

Por Víctor Boccone/@Vboccone

El beisbol se trata de oportunidades y solo queda de parte de uno aprovecharlas. Quizás eso mismo pensó José Alvarado al comenzar estos entrenamientos primaverales con su nuevo equipo, Filis de Filadelfia.

Luego de tan solo lanzar nueve episodios en la temporada regular 2020 con los Rays de Tampa Bay y apenas inning y dos tercios en la Serie de Campeonato, el zurdo veía como su carrera en las Grandes Ligas se iba desmoronando; sin embargo, esta nueva oportunidad con los cuáqueros sirve como un reinicio de su trayectoria por el máximo nivel de la pelota en los Estados Unidos.

El nativo de Maracaibo se lo propuso y lo logró. Con 23 kilos menos, Alvarado ha sido uno de los lanzadores más efectivos en el bullpen de los Filis en estos entrenamientos. En seis entradas lanzadas ha permitido tres imparables, otorgado un boleto y recetado 10 ponches. Sencillamente abrumador lo que ha hecho sobre la loma.

“Me ha impresionado su ética de trabajo”, comentó Girardi hace días. “Dice que perdió mucho peso y aún así lo veo todas las mañanas entrenando y corriendo. De seguro está haciendo todo para quedarse en ese rol (cerrador)”.

El repertorio de Alvarado ha sido una de las armas del lanzador, quien es capaz de alcanzar las 100 millas por hora muy fácil. “Su repertorio es muy electrizante”, destacó el mánager de los Filis. “Su curva ha sido una gran arma para él y estamos hablando de un lanzador que puede lanzar a 100 MPH y tiene un slider de 92 millas. Es realmente divertido sentarse y verlo lanzar. Estoy muy muy impresionado”.

Estos tipo de elogios han sido importante para el desarrollo de Alvarado en su batalla por el puesto de cerrador del equipo.

“Me miré en el espejo luego de la temporada pasada y dije ‘Ok es momento perfecto para perder peso. Necesito competir el próximo año”, comentó Alvarado al Philadelphia Inquirer.

Y es que como si estuviese escrito en un guión, Alvarado llegó al campamento de los Filis sin aires de grandeza. Todo lo contrario, fue uno más que comenzó su trabajo y a una semana de comenzar la temporada ha rendido sus frutos.

“Preparo el mismo trabajo todos los días”, afirmó el zuliano. “No sé que rol me dará el mánager, pero estoy listo para cualquier trabajo que necesite. Si lanzó el quinto, sexto, séptimo, octavo o noveno inning, estoy listo. Solo estoy enfocado en competir”.

Esta montaña rusa de emociones es lo que ha mantenido a Alvarado con la mente en alto y siempre dispuesto a competir. Sin bajar la guardia.

“Nada es fácil”, resalta Alvarado. “Conozco mi situación y mis problemas. Es un nuevo año y estoy enfocado en seguir trabajando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.