Por Víctor Boccone/@Vboccone

Veni, vidi, vinci, así reza una de las frases más populares del Emperador Romano, Julio César. ¿Qué significa en español?: Vine, vi y vencí. Así de simple… Y así de simple fue estos entrenamientos primaverales para Tucupita Marcano con Padres de San Diego.

Marcano, un joven de apenas 21 años llegó a los campos primaverales en Peoria, Arizona sin muchas expectativas de hacer el equipo grande, aquel 21 de febrero cuando iniciaron las prácticas para los jugadores de posición. Sin embargo, el sueño por convertirse en el primer venezolano de Delta Amacuro en las Grandes Ligas hizo que fuera forjándose poco a poco.

Los días pasaban. El incadecente sol de Arizona iba calentando las praderas, al mismo tiempo que el bate de Marcano se hacía notar en medio de estrellas como Fernando Tatis Jr. Manny Machado, Eric Hosmer, entre otros. A fin de cuentas, este muchacho, hijo de Raúl “Tucupita” Marcano, y quien fue bautizado con el nombre de la ciudad que lo vio nacer, fue el mejor entre los pilares ofensivos de San Diego durante la primavera, al dejar promedio de .410.

“Mi padre siempre ha sido mi principal apoyo. Siempre me ha enseñado a trabajar fuerte y que lo que ponga en mi mente soy capaz de lograrlo”, fueron las palabras de Marcano al San Diego Union Tribune.

Para este muchacho, ser parte de uno de los equipos favoritos en este 2021 significa bastante. Estar rodeado de dos de los peloteros mejor pagados en la actualidad, aunque sean unos chamos, forma parte del crecimiento que ha tenido Tucupita en tan corto tiempo en la MLB.

“Este es mi sueño”, agregó Tucupita en 2018 sin saber que en apenas tres años ese sueño se materializaría.

Su presencia en el clubhouse ha sido vital para las aspiraciones del manager Jayce Tingler. Tanto así que lo define como un súper prospecto.

“Es un jugador versátil y tiene la habilidad para defender de gran forma diferentes posiciones”, agregó el piloto de San Diego.

Su posición habitual es el campocorto, pero esa disciplina dentro del terreno lo ha llevado a defender la segunda base, la antesala e incluso los jardines. “Todo lo que ves de el y lo que ha hecho en estos entrenamientos primaverales lo pusieron en la pelea por un cupo en el róster”, agregó Tingler.

Esto apenas comienza para Tucupita Marcano. Sin duda, vislumbra a ser una gran estrella en los Padres capaz de brillar con fuerza en los años venideros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.