Zack Wheeler, de los Phillies de Philadelphia, lanzando ante los Bravos de Atlanta en el Citizens Bank Park. 3 de abril de 2021. Crédito: Getty Images - AFP.

Por Daniel Álvarez – @DanielAlvarezEE

Uno de los temas que más se ha tocado en el principio de la temporada es el regreso de los pitchers bateando en la Liga Nacional, manteniendo al bateador designado únicamente en el “joven circuito”. Muchos aficionados del béisbol están en desacuerdo con que los lanzadores tengan que consumir turnos, especialmente después de no haberlo hecho por más de un año. Recordamos que para la acortada temporada del 2020, el sindicato de peloteros y la liga acordaron implementar al ‘DH’ universal.

Para los “puristas” que aman la estrategia y el béisbol tradicional, el tener a los serpentineros en el plato es un logro. Hoy, Zack Wheeler, deleitó a aquellos que prefieren que al menos esa parte del juego se mantenga así.

El derecho de los Phillies trabajó por espacio de siete episodios, permitiendo un solo imparable, sin otorgar boletos y ponchando a una decena de bateadores de los Bravos de Atlanta, una de las ofensivas más poderosas de todas las Grandes Ligas.

Esa gran actuación la acompañó con una destacadísima labor en la caja de bateo, al irse de 3-2 con sencillo, doble, anotada y un par de impulsadas. “Tomo mucho orgullo (a la hora de batear), solo quería avanzar a los corredores y seguir”, dijo el abridor de los Phillies,

Wheeler es apenas el cuarto pitcher en la historia de la franquicia con un juego de: 10 K, 0 BB y 1 carrera o menos permitida, desde 1901.

“No sé si puedes decir lo suficiente sobre lo que (Wheeler) hizo hoy”, comentó su manager, Joe Girardi, destacando el trabajo realizado por el diestro de 30 años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.