Pedro Felipe Hernández / @pfhernandez7

Cuando Jacob deGrom ha conquistado sus premios individuales de Cy Young en la Liga Nacional, obviamente es méritos propios. Sin embargo, si este reconocimiento fuera indispensable por la cantidad de juegos ganados ¿cuántos podría tener el as de los Mets en la actualidad?

Las dos veces que se alzó como el mejor serpentinero del viejo circuito (2018;2019), deGrom fue el que peor récord de victorias y derrotas tenía entre los tres finalistas. En el 2018, quedó con foja de 10-9 en 217.0 IL, a diferencia de los 18 triunfos y 7 derrotas de su más cercano rival, Max Scherzer. Lo que le sirvió realmente al diestro de los metropolitanos fue la cantidad de carreras limpias que permitió (41), que le sirvió para reflejar una mínima efectividad de 1.70 en total. Luego, en 2019, sucedió casi lo mismo. deGrom terminó el curso con 11-8 en 32 presentaciones realizadas (todas como abridor). Hyun Jin Ryu, su contendiente más cercano logró mejor récord (14-5). Pero ¿qué sucede, que deGrom cuenta con tan pocos juegos ganados por año disputado? Pues la respuesta a todo eso se podría mirar rápidamente al bullpen de los Mets.

En la historia de Jacob deGrom como abridor del equipo de Queens, ha lucido en la mayoría de ellos. Tanto que se jacta de lanzar rectas a más de 100 mph y no aceptar alguna anotación en al menos seis entradas por encuentro. Sin embargo, el problema está después que concluye su actuación.

Este lunes, los Mets se medían a los Filis de Filadelfia. deGrom como de costumbre, dio un hermoso recital de seis episodios, apenas tres hits admitidos y siete ponches recetados.

Como dato curioso, en 40 presentaciones de 184 realizadas por Jacob deGrom en MLB no ha permitido carreras. Es decir: en el 22% de sus labores en Grandes Ligas no ha recibido rayitas.

Después fue relevado por el derecho Miguel Castro y este respondió con una entrada limpias y sin problemas, solo un inatrapable sufrido. Sin embargo, Trevor May hizo acto de presencia en el octavo y con eso, cayeron tres anotaciones del rival, en los que solamente pudo retirar un bateador. Aaron Loup ingresó para intentar evitar más desastre, pero el fuego los carcomía, mientras deGrom solo miraba decepcionado por otra salida magistral arruinada por su bullpen.

En 31 ocasiones, el cuerpo de relevistas de los Mets le ha tumbado, masacrado y hecho trizas un juego que estaba a favor de Jacob deGrom.

Con la llegada del nuevo propietario, Steve Cohen, cayeron par de estrellas al proyecto de estructurar un equipo de estrellas. Pero se han olvidado de reparar el terrible bullpen que han tenido en los últimos años. Los Filis terminaron ganando el compromiso 5×3 con José Alvarado embolsillandose su primer rescate de la temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.