Tyler Wells y Chance Sisco celebrando la tercera victoria de los Orioles de Baltimore en la temporada regular. Domingo 4 de abril de 2021. Crédito: Steve Senne - AP - AFP.

Por Mari Montes – @porlagoma

Un juego inaugural no es como cualquier otro juego. Uno sabe que cuando gana el primero, ya no puede perderlos todos.

Early Wynn.

Abrir la temporada 2021 con barrida ante los Medias Rojas, en el Fenway Park, fue una alegría inesperada. Aunque no se trata de la mejor edición del equipo de Boston, la expectativa con los Oropéndolas es que terminen en el último lugar de la División del Este de la Liga Americana.

Aunque sea una suerte de espejismo, terminaron el primer fin de semana de la temporada 2021, en el primer lugar de la tabla de posiciones, ubicación irreal, pero merecida en la recién nacida zafra.

El buen comienzo alejó el fantasma de los Orioles de 1988, dueños del récord del peor arranque de la historia de las Mayores, cuando hilvanaron una pésima racha de 21 derrotas consecutivas desde el Opening Day, hasta el 28 de abril, cuando finalmente lograron cortar la fatídica cadena de reveses.

La serie contra los Yankees, en Nueva York, probablemente terminará con la ilusión que despierta el lugar que ocupan en la clasificación, pero fue un fin de semana para recordar y no para olvido, como hace 33 años.

Y mientras la afición de Baltimore disfrutó la actuación de su equipo, la de los Medias Rojas sólo puede estar decepcionada, con pocas ilusiones de competir con los Yankees o los Azulejos, aun siendo una de las organizaciones deportivas más ricas del mundo. Tomaron la palabra a Sam Kennedy, CEO de los Medias Rojas, quien dijo al terminar la temporada pasada, que “Los RedSox no están en reconstrucción, a pesar del mal desempeño de este año (temporada 2020 Grandes Ligas)”.

Destacable lo conseguido por el utility venezolano, Marwin González, quien se convirtió la noche de este lunes, en el primer jugador de MLB desde el año 1900, que abre los 4 primero juegos de su equipo, defendiendo 4 posiciones diferentes. En el Opening Day estuvo en el jardín derecho, el sábado fue el camarero, el domingo estuvo en la antesala. En el primer juego de la serie frente a los Rays, comenzó como primera base, para inscribirse en la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.