Por Víctor Boccone/@Vboccone

Eduardo Rodríguez era el hombre que necesitaban los Medias Rojas de Boston para salir del foso de la división Este de la Liga Americana y volver a ser aquel equipo que ganó la Serie Mundial 2018.

Su retorno no solo dio esperanzas de lucha a los jugadores, sino que también le brindó nuevos bríos a los dirigidos por Alex Cora. La noche de este miércoles quedó demostrado, al mantener su temple sobre el montículo y comandar el segundo triunfo de Boston sobre Mellizos en la doble cartelera que disputaron en el Target Field de Minnesota.

El zurdo pudo contener a la feroz ofensiva de los Twins y en cinco episodios abanicó a cinco rivales, para así llegar a 12 ponches en 10 entradas trabajadas desde su retorno al beisbol. A la calladita, E-Rod se ha consolidado como el as de esta rotación patirroja. Muestra de ello es que en sus seis últimas presentaciones — contando las 4 finales de 2019– los Red Sox no han conocido la derrota.

Asimismo, su dominio monticular permitió extender a nueve las victorias consecutivas del conjunto de Massachusetts y así atornillarse en la cima de su división.

Por el momento, E-Rod ha sacado la cara con Boston. Algo que estaba llamado a ser desde el primer día del Spring Training, a pesar de que perdió unos días por presentar el llamado síndrome de “brazo muerto”, pero todo ha vuelto a la normalidad y el zurdo espera rendir lo suficiente cada vez que suba a la loma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.