Por Víctor Boccone/ @Vboccone

Una vez, por allá en 2012, Buddy Bailey dijo: “Estamos viendo una de las mejores manos del beisbol”…. El Coronel de Hierro se refería a un muchacho de Los Teques que, para el momento, no había hecho su estreno en las Grandes Ligas. Ese muchacho era Miguel Rojas, justo antes de tener su primer juego en una Serie del Caribe.

Hoy, casi 10 años después ‘Miggy Ro’ es uno de los campocortos más reconocidos del sistema por sus buenas manos; sin embargo, poco a poco se ha dado a la tarea de mostrar una ofensiva solvente con el conjunto de Marlins de Miami.

La noche del martes, Rojas despachó cuatro hits en el encuentro frente a Orioles de Baltimore. Octava vez en su carrera que logra esta cifra en un mismo juego, elevando así su promedio a .327 y colarse como uno de los cuatro bateadores de los peces en superar la barrera de los .300.

Rojas sabe muy bien que debe dar el ejemplo en el clubhouse en todos los sentidos. Ese testigo que le dejó Martín Prado no ha sido fácil de llevar; sin embargo, a punta de buen beisbol y con el estilo que caracteriza a Rojas, ha sabido convertirse en el capitán de estos Marlins.

“Quiero pasar lo que resta de mi carrera aquí”, contempló en su momento Miggy Ro al Miami Herald. Y es que día tras día, Rojas busca la manera de contribuir, bien sea con el guante o, cómo lo ha hecho más reciente, con su ofensiva.

Con 32 años, Rojas lidera al equipo y su único objetivo es que mantenga el ritmo que los llevó a la postemporada 2020 y quizá a una nueva Serie Mundial. “Quiero ser parte de un equipo ganador del campeonato”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.