Por Víctor Boccone/@Vboccone

Omar Narváez tenía un propósito para este 2021: Pasar la página del 2020 y demostrar que su llegada a los Cerveceros de Milwaukee fue por una buena razón. 

La temporada pasada fue una total pesadilla para el receptor de Maracay. Con .176 de average y tan solo 19 hits, quedó en deuda con la afición de Milwaukee. Ahora todo es distinto para Narváez. En apenas 16 juegos en esta temporada, el criollo ya alcanzó la misma cantidad de hits del 2020 y se ubica como uno de los mejores de su posición en cuanto al bateo. 

Con .396 de average y 19 imparables, Narváez amaneció este jueves como líder en las Mayores entre los receptores. En jonrones, es séptimo con tres; mientras que se ubica en la tercera casilla con 10 carreras impulsadas.

“Ahora siento que puedo darle a cualquier pitcheo que quiero, pero tampoco quiero hacer de más”, comentó Narváez en el inicio de esta temporada. “Estoy tratando de tener éxito en ver pitcheos y poner la bola en juego, además de recibir bases por bolas”.

Pues bien, esa paciencia también le ha ayudado al careta. En lo que va de este 2021, el criollo acumula 4 boletos frente a 7 ponches en 55 apariciones en plato para un abultado OPS de 1.059 (líder entre sus pares). 

De igual manera se ha consolidado como el guía de la ofensiva de Milwaukee en estas primeras de cambio, al comandar los departamentos de hits, jonrones, average, OBP y OPS. 

Esto apenas comienza para Narváez, pero un inicio de esta forma que sirve para olvidar el pasado, es un buen augurio. Sobre todo si también mantiene a los suyos en la cima de la división Central de la Liga Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.