Por Mari Montes – @porlagoma

“Abner Doubleday no inventó el beisbol. El beisbol inventó a Abner Doubleday”. Harold Peterson.

Sobre la base de un cuento equivocado, un equipo de historiadores le dio al general Abner Doubleday, el crédito de haber inventado el beisbol, en Cooperstown, Nueva York, el 13 de junio de 1839.

La equivocación, por llamarla de alguna manera, propició que en 1939 abriera sus puertas el Museo Nacional del Beisbol y Salón de la Fama, en el pequeño pueblo, dando por cierta la versión de los investigadores. De 1905 a 1907 la Comisión Mills, integrada por 6 historiadores, se dio a la tarea de revisar los orígenes históricos del beisbol. El reporte final de la investigación concluyó que el juego fue creado por Abner Doubleday, en Cooperstown, N.Y. en el año de 1839.

La historia, de cuestionable rigor investigativo, validó el testimonio de Abner Graves, un compañero de escuela de Doubleday, quien afirmó haber sido testigo del momento cuando el egresado de West Point, dibujó un diamante con una estaca en un campo de Cooperstown. Nunca presentó pruebas, y respondía que los otros testigos ya estaban muertos o muy ancianos como para recordarlo. Aunque en Cooperstown en realidad no pasó nada, en el informe Mills se escribió que el 13 de junio de 1839 se inventó el béisbol, en ese lugar. Aseguró tener la pelota con la que se jugó por primera vez en 1839 y la exhibió en el Country Club de Cooperstown. Pronto comenzó a recibir otros objetos históricos y Ford Frick, entonces presidente de la Liga Nacional, apoyó la idea de la Fundación Clark, de edificar allí un Museo dedicado al pasatiempo nacional, que debía tener un Salón dedicado a recordar para siempre a los mejores.

En 1936, el 29 de enero, la Asociación de Escritores del Beisbol de América y un comité especial, decidieron elegir a los primeros habitantes del Salón de la Fama que estaría listo 3 años más tarde, en 1939.

La Fundación Clark, con financiamiento de la empresa de máquinas de coser “Singer”, inició la construcción del mítico lugar, que abrió sus amplias puertas el 12 de junio de 1939, con la exaltación de los elegidos entre 1936 y 1939. La Primera Clase estuvo integrada por: Ty Cobb, Babe Ruth, Honus Wagner, Walter Johnson y Christy Mathewson. Luego los elegidos en 1938: Alexander Cartwright, Pete Alexander y Henry Chadwick y los de 1939: Eddie Collins, Willie Keeler, George Sisler, Al Spalding, Charles Comiskey, Cap Anson, Buck Ewing, Candy Cummings, Charles Radbourn y Lou Gehrig.

Back row (left to right): Honus Wagner, Grover Cleveland Alexander, Tris Speaker, Nap Lajoie, George Sisler, and Walter Johnson. Front row (l to r): Eddie Collins, Babe Ruth, Connie Mack, and Cy Young. Baseball Hall Of Fame.

Más tarde, otro grupo de historiadores se encargó de demostrar fehacientemente que en Cooperstown, Nueva York, nunca tuvo lugar el primer juego de béisbol y mucho menos que el general Abner Doubleday haya tenido el tiempo, en plena guerra de secesión, de sentarse a organizar sus reglas.

Determinar con exactitud la paternidad del juego es una tarea difícil. Existen varias referencias que muestran que el juego fue practicado por estudiantes y profesionales de diversas áreas desde antes de mediados del siglo XIX. Se sabe que es heredero del críquet, que derivó en la “rondada” que dio origen al juego como lo conocemos y que tiene una historia documentada que vale la pena conocer.

El lugar de nacimiento podría ser cualquier terreno al norte del continente americano, pero cuando indagamos diferentes investigaciones, conseguimos a un hombre que bien podría decirse es uno de sus indiscutibles pioneros: Alexander Cartwright un comerciante que además era bombero voluntario. En 1845, Cartwright, desarrolló las reglas básicas del juego, tal y como lo conocemos ahora.

Sin embargo basta con estar en Cooperstown para sentir que, si bien no fue cierto que allí naciera el beisbol, es una cuna adoptiva cuyo nombre será por siempre sinónimo del juego, y un destino soñado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.