Shohei Ohtani, arigato

El japonés ha sido la gran historia de la temporada 2021 y fue la gran sensación en la semana del Juego de Estrellas

Shohei Ohtani, lanzando por la Liga Americana en el primer inning del Juego de Estrelllas en Denver, Colorado. 13 de julio de 2020. Foto: Tony Capobianco - El Extrabase

Por Mari Montes – @porlagoma

El año pasado, la pandemia del COVID-19 obligó a suspender el Juego de las Estrellas que estaba pautado para jugarse en Los Ángeles. La reducción del calendario y la situación generada por el peligroso virus hicieron imposible su realización. Tal vez eso hizo que esta edición 2021 fuese un evento más especial que de costumbre. Siempre ha sido la cita que convoca a los mejores, a los más destacados, a los más carismáticos y populares jugadores de todo el beisbol, aunque siempre hay quien protesta por alguna ausencia.

Este año la sede del clásico de mitad de temporada tuvo un brillo especial: Shohei Ohtani, el espectacular jugador japonés, cuya participación hizo historia.

Fue la primera vez que un pelotero actuó como lanzador abridor y primer bate. Bien lo trató de explicar Baseball-Referente en un tuit: “If you’ve been to the site today, you’ve probably noticed that the All-Star Game box score isn’t up yet. Yup, it’s because Ohtani broke our system” (Si usted ha estado en el portal hoy, probablemente notó que el box score del Juego de las Estrellas no se ha movido todavía. Sí, es porque Shohei Ohtani rompió nuestro sistema”).

Shohei participó en el Derby de Jonrones, y al día siguiente estaba como primer bateador y lanzador abridor, es decir, fue usado como si se trataba de dos jugadores. El mánager de la Liga Americana, Kevin Cash, explicó que literalmente “rogó” al comisionado Rod Manfred, que flexibilizara la regla, para poder hacer eso. Cash, como todos en el beisbol, estaba fascinado con la posibilidad de ver a un jugador desempeñarse en los dos roles.

Y es que Othani es una sensación, porque lo que está haciendo, no lo habían visto nuestros ojos, y los de varias generaciones anteriores a la nuestra. Sólo quienes vieron jugar a Babe Ruth supieron de algo parecido, porque como sabemos, el Bambino inició su carrera compartiendo los roles de lanzador y jugador de posición.

Ohtani nos hace recordar a Ruth, a Hideo Nomo y a Ichiro Suzuki. Tiene todo para brillar, un talento excepcional, tiene la serenidad que le da su disciplina y cultura japonesa, es dulce, con sentido del humor, y para todos tiene una sonrisa. Es un joven que llegó con la ilusión que llegan todos a las Grandes Ligas: realizar el sueño de jugar en eso que llaman:”El mejor beisbol del mundo”. Dejó atrás a su familia, a su país, igual a como lo hacen los peloteros de otras latitudes, para cumplir con la meta de estar a la altura y permanecer. Está trabajando a aprender inglés, pero cuando juega beisbol no necesita intérprete, el beisbol es un solo idioma. Fue elegido “Novato del Año” en la temporada de su debut (2018) y ha cumplido con creces las expectativas que levantó cuando llegó. No estaba en el Juego de las Estrellas para forzar un show, sus números le dieron el boleto a Denver: Ha conectado 84 hits, repartidos en 33 jonrones(líder), 4 triples (líder), 19 dobles, 28 sencillos, 12 bases robadas, suma 70 carreras impulsadas, .279 de average al bate, es lider en slugging con .689, y como lanzador tiene récord de 4-1 y 3.49 de efectividad, con 87 ponches, ha otorgado 35 boletos, 1.26 en WHIP y una recta rápida que promedia las 98 millas por hora, en zona de strike.

Si bien no ganó el Derby de jonrones, Ohtani conectó 28, el más largo a 513 pies del plato, fue eliminado por Juan Soto en un emocionante duelo de estacazos memorables, en la última instancia del desempate de la primera ronda. ¡No podíamos pedir más!

Al día siguiente, antes de salir a lanzar, hizo su trabajo de bullpen ante la mirada de decenas de personas que se amontonaron desde el único espacio por donde podía verse la rutina de calentamiento. Su llegada fue emocionante.

Primero apareció Salvador Pérez, el careta titular del desafío, y él iba un poco más atrás acompañado de su intérprete. Trabajó con pelotas medicinales antes de entrar a soltar el brazo y entenderse con el catcher venezolano. Cuando llegó el momento de la ceremonia de presentación, siendo el primer bateador, debió saludar desde el bullpen ¡Con Shohei todo es único!

https://www.instagram.com/reel/CRSbvM8CgFw/?utm_source=ig_web_copy_link

Con el bate se fue 2-0, víctima de una jugada de Juego de Estrellas de Jarred Walsh, que pudo ser un batazo de dos carreras. Fue el ganador, luego de trabajar un inning perfecto en el que retiró en orden a Fernando Tatis Jr, Max Muncy y Nolan Arenado. El último lanzamiento viajó a 100 MPH.

Terminó su labor y pudo quedarse gracias a la excepción de la regla que el manager Kash agradeció al comisionado, para poder dar este show inédito.

El día anterior, Ohtani contestó con humor y amabilidad las preguntas, asistido por su intérprete, quien luego fue su catcher en el Derby. Me quedé con ganas de escucharlo cantar, porque es posible que lo haga como Luciano Pavarotti.

¡Somos afortunados!

Arigato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.