Por Víctor Boccone/@Vboccone

Corría la tarde de aquel miércoles 20 de julio de 2011. Más de 29 mil aficionados habían acudido al Minute Maid Park para disfrutar de un día más de pelota en la ciudad de Houston. Nacionales de Washington era el rival de turno, pero ese millar de fanáticos se apostaron en sus asientos para ver quienes entonces eran las figuras de los siderales: Hunter Pence y el panameño, Carlos Lee.

Sin embargo, en la posición 4 del diamante (segunda base) saltaba al terreno un muchacho de apenas 21 años de edad. So nombre era José Altuve, quien pocos días antes había disputado el Juego de Futuras Estrellas en el Chase Field de la ciudad de Phoenix Arizona.

Alineado como 2° bate, este venezolano nacido en Puerto Cabello, pero criado en la ciudad de Maracay tuvo que esperar cuatro turnos para comenzar lo que hoy, 10 años después ha sido historia de la buena en las Grandes Ligas. Tras ser dominado con facilidad por Liván Hernández y Henry Rodríguez, el gran momento llegó en la baja de ese 9° episodio frente a los envíos del derecho Tyler Clippard.

Sencillo al jardín derecho y una pancarta que decía “Altuve Time” adornaron aquella noche de hace muchas lunas atrás. De allí en adelante, todo ha sido sudor y gloria para “Astroboy”, pues a una década de haber hecho su estreno en el máximo nivel del beisbol en los Estados Unidos, el criollo se ha convertido en uno de los bateadores más temibles año tras año.

Su carrera, por su puesto, ha sido acompañada de tropiezos, sin embargo, desde aquel primer hit, Altuve ha logrado cosas inigualables en la franquicia de los Astros y en el mundo del beisbol. Entre sus logros podemos destacar sus cuatro temporadas de manera consecutiva con 200 o más imparables. Así como también sus tres Títulos de Bateo en 2014, 2016 y 2017.

No podemos dejar a un lado esa temporada 2017, en la que el camarero de los Astros se llevó los máximos honores al finalizar la campaña con su primer y hasta ahora único premio MVP, al cerrar la contienda con un average de .346, 204 hits, 24 cuadrangulares y 81 carreras remolcadas.

Su presencia ha sido clave en la historia de los siderales, al punto de llevarlos a coronarse en la Serie Mundial de 2017 frente a los Dodgers de Los Ángeles. No sin antes haber sido el protagonista de que los suyos avanzaran a su segundo Clásico de Otoño con lo que puede definirse como un batazo épico para los aficionados de los Astros.

Esta constancia y dedicación del criollo le ha valido siete invitaciones al Juego de Estrellas (igualando la marca de Craig Biggio en la franquicia); cinco Bates de Plata; un Guante de Oro y como ya lo dijimos, un anillo de Serie Mundial.

Diez años se cumplen hoy de que “El Pequeño Gigante” se estrenó en la MLB y aunque se mantiene como líder en toda la MLB desde entonces con 1700 hits y .309 de average, todavía le restan muchos más años para brillar y quizás convertirse en una leyenda para Venezuela y los Astros de Houston en particular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.