Miguel Cabrera: de La Pedrera, a la gloria en las Mayores

El venezolano alcanzó otro hito en su carrera en las Grandes Ligas y solo lo espera Coopertsown.

El venezolano ha tenido una carrera de HOF en la MLB. (AP Photo/Carlos Osorio)

Con tan solo 16 años de edad, corría Miguel Cabrera por las calles de La Pedrera, un barrio muy humilde de Maracay, capital del estado Aragua en Venezuela, como él mismo lo define.

Sus aspiraciones eran firmar un contrato como pelotero profesional, pues de acuerdo a sus padres y entrenadores, José Miguel contaba con las herramientas necesarias para brillar en el terreno de juego.

Y fue así. Aquel 2 de julio de 1999, José Miguel Cabrera Torres, volcaría a los medios venezolanos con su primer gran «jonrón». Este muchacho había firmado por un bono de un millón 800 mil dólares, representando la firma más alta de aquel momento.

Y es que Cabrera siempre estuvo destinado a la gloria desde que estampó su rúbrica con los entonces Marlins de Florida; donde dio sus primeros pasos como pelotero profesional.

Todo comenzó a los 14 años

Miguel Cabrera no salió de la nada. Desde sus 14 años, varios scouts, entre ellos Josman Robles y Miguel Ángel García le habían puesto el ojo a «este muchacho especial».

Fueron dos años de relación con Miguel. Sus padres me abrieron las puertas de sus casas y en realidad construimos una amistad sincera. Siempre conversaba mucho con ‘Goya’ (Gregoria la madre de Miggy). Las cosas se fueron dando poco a poco, pero lo más interesante de todo es que nunca me enseñaron interés por el dinero. Ellos solo querían que Miguel firmara con un equipo que lo hiciese sentir cómodo»

Miguel Ángel García (scout que firmó a Miguel Cabrera)

Aquellos días se movieron muchísimo, quizás al mismo ritmo en como comenzó Cabrera su trayectoria en las Mayores con jonrón en su primero juego y al mismo tiempo se estrenó, en ese 2003, en una Serie Mundial con cuadrangular al legendario Roger Clemens.

La camisa de Bobby Bonilla

Varios equipos mostraron interés en el maracayero durante esos días previos a su firma; sin embargo, García y gracias a la relación que había hilvanado con los padres de Miguel, picó adelante al regalarle una camiseta de Bobby Bonilla con el dorsal 25 de los Marlins, justo el mismo día en que Medias Rojas de Boston le iban a ofrecer un contrato al joven aragüeño.

Hubo demasiada competencia por Miguel Cabrera. El día en que lo firmamos estábamos en Cagua y momentos después de que ellos me dijeran que ese día terminaría todo, le regalé una camisa de Bobby Bonilla a Miguel. Cuando llegó el scouts de Boston con el americano que lo firmaría, el propio Cabrera abrió la puerta vestido con la camisa de los Marlins con Bonilla en la espalda. Ahí se acabó la pelea.

Miguel Ángel García (Scouts que firmó a Miguel Cabrera)

Sin duda, ese movimiento de García fue lo que hizo que Florida se llevara la bicoca ese día en que ‘Miggy’ comenzaría a escribir su propia historia en la MLB.

A las puertas de Cooperstown

Veintidós años han pasado de aquel momento único para la familia Cabrera y para Miguel en sí. Su camino por el máximo nivel de la pelota americana ha estado acompañado por logros que solo lo elevarán al Templo de los Inmortales, una vez que pase al retiro.

En 2012, rompió mandó a desempolvar la Triple Corona de Bateo en la Liga Americana, pues desde 1967 nadie había logrado lo inimaginable; sin embargo, con 44 cuadrangulares, 139 remolcadas y un promedio de .330, Miguel se erigió como el primer latino y venezolano en sentarse en el trono de los mejores bateadores en la historia de la MLB.

Asimismo, sus dos premios al Jugador Más Valioso (2012 y 2013), además de otros datos interesantes de su carrera, lo convierten en una leyenda viviente por estos días en las Mayores.

Vengo de un barrio muy humilde y esto me llena de orgullo. Nunca imaginé que podría llegar a vivir esto. Lo que estoy viviendo es para los fanáticos y para mi país»

Miguel Cabrera a prensa de Detroit Tigers

Solo basta con medir la carrera que ha tenido este venezolano, para solo esperar los años reglamentarios a su exaltación al Templo de los Inmortales. Desde ya podemos decir: «De La Pedrera a la gloria en las Mayores»

Por Víctor Boccone/En Twitter: @Vboccone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.