“Un nuevo deGrom” se está formando en las menores de San Francisco

El prospecto de los Giants, Ryan Murphy es comparado a lo que ha forjado el quizás mejor lanzador de la nueva era: Jacob deGrom

Como si se tratara de un científico excéntrico en el último piso de su castillo sombrío, tratando de crear un ser único. Tratar de darle vida a un nuevo Jacob deGrom parece imposible. De hecho, es poco probable emular a cualquier superestrella del beisbol actual. Sin embargo, ante todo pronóstico, un individuo que parece romper esos estándares, desde las menores de San Francisco, podría ser el nuevo deGrom.

Ryan Murphy es esa llamada, “superestrella en desarrollo”. Increíblemente, podría ser otro Jacob deGrom, pues cuenta con más de una similitud, en cuanto a crecimiento se refiere.

Los Gigantes de San Francisco se pueden jactar que nadie logró ver el potencial que Murphy escondía y ellos podrán lucirlo en el futuro. Todo gracias al Draft de 2020.

La pandemia que casi frustra una carrera

El Draft de la MLB 2020 ya fue un torbellino emocional suficiente para Murphy. Los prospectos de la División II de escuelas como Le Moyne College están en un hoyo durante un draft normal. No reciben el mismo tipo de atención que los prospectos de escuelas como Vanderbilt, UCLA o Texas. Ocupan un segundo plano frente a los mejores prospectos de la escuela secundaria, y tienen la esperanza de que un equipo se enamore de ellos y esté dispuesto a reclutarlos en las rondas intermedias o posteriores.

Pero este era un borrador muy diferente al que cualquiera ha visto. Todos saben que 2020 fue un año diferente a cualquier otro, por innumerables razones. Lo mismo ocurre con el draft de la MLB. En 2019, el draft fue de 40 rondas y tuvo varias selecciones de compensación y rondas de equilibrio competitivo. Se seleccionaron 1.217 jugadores.

Ese número cayó a 160 jugadores en cinco rondas el año pasado, debido a las ramificaciones de la pandemia de COVID-19.

Por esa razón, muchos jugadores universitarios quedaron rezagados, y el mismo Murphy, aseguró que no creía poder firmar. El destino le ocasionó mucha tensión, pero con un resultado satisfactorio.

El scout del sistema San Francisco, Ray Callari se mantuvo muy de cerca a lo que Ryan Murphy hacía. Nunca pensó que realmente esa organización fuera quien lo llegara a firmar. Él era muy fan de los Mets de Nueva York, tal como su ídolo (Jacob deGrom). Sin embargo, los Giants, fueron quienes vieron bien su repertorio.

«Recibo un mensaje de texto alrededor de la cuarta ronda de mi agente y él simplemente dice, ‘¡Oye!’ Solo digo, ‘Oye, ¿qué pasa?’ Y nunca me responde», recuerda Murphy. «No me responde y luego pasamos a la quinta ronda del Draft. Aparece la selección de los Giants, la estoy viendo en la televisión y luego se pone en un comercial justo cuando los Giants tenían su elección. ‘Interesante. Por supuesto, el equipo que podría reclutarme iría al comercial’. Mis padres se están riendo. El comercial luego dura mucho más que todos los demás comerciales de lo que tenían durante el draft. Estoy hablando como si el rastreador de draft estuviera en la parte inferior y luego desapareció porque se prolongó durante mucho tiempo”.

Después de tanta espera, llegó el momento más codiciado para un pelotero: «Matt Vasgersian subió al podio y anunció mi nombre. Mi familia se levantó de un salto, se volvió loca. Yo estaba sentado allí, sorprendido. Me dio escalofríos, ya sabes … todo ese cliché cosas”, relató. «Pero era tan cierto. Me quedé sin palabras. Es como, ‘¡Santo cielo!’ «

Semejanzas entre Murphy y deGrom

Murphy podría haber seguido la ruta de la División I. Su elección se redujo a la Universidad de Albany, un programa de DI, o Le Moyne, una escuela D-II en Syracuse, Nueva York. Puso su confianza en Cassidy y Le Moyne, y la decisión de tomar un camino diferente no podría haber ido mejor. No es la primera vez que las probabilidades están en contra de Murphy, y no será la última. Él está bien con eso.

Después de todo, Jacob deGrom tampoco lo tuvo fácil. El as de los metropolitanos fue elegido en el pick 7 de la novena ronda del Draft de 2010. Sí, esa en la que Bryce Harper fue el número 1 en la elección y Jameson Taillon el primer lanzador del Draft. Todos saben quien luce mejor en la actualidad…

¿Qué tienen en común un ex lanzador D-II de 21 años que actualmente está en High-A y deGrom, el mejor lanzador del béisbol? Siempre hay una explicación para la locura.

Murphy creció como fanático de los Mets de Nueva York e incluso intentó imitar la mecánica de deGrom en un momento de la universidad. «Simplemente no pude hacerlo», dijo Murphy, riendo al recordarlo.

Antes de ser una superestrella de los Mets, deGrom fue una selección de novena ronda que nunca fue visto como un prospecto top 100. No hizo su debut en la MLB hasta los 26 años. Murphy fue el primer prospecto D-II seleccionado en el draft de 2020 y recientemente superó a los 30 mejores prospectos de los Giants, llegando al puesto 22 de Baseball America y al puesto 21 de MLB Pipeline.

No es la mecánica de deGrom, sus múltiples premios Cy Young o incluso temporadas históricas en las que Murphy está realmente interesado. Claro, como fanático, presta atención a todo eso.

Cada vez que toca la bola, es el comportamiento y la mentalidad de deGrom lo que Murphy quiere emular con cada lanzamiento.

«La forma en que se ocupa de sus asuntos es muy tranquila, serena y feroz al mismo tiempo», dijo Murphy. «Muy dominante. Quiere simplemente salir y dominar el juego. Ese también ha sido mi tipo de plan de juego. Solo salir y dominar absolutamente. Hacer que los bateadores parezcan tontos, ese siempre ha sido mi objetivo”.

«Siento que vi a Jacob deGrom recorrer su carrera y he tratado de emular ese mismo tipo de agresión: agresión silenciosa», especificó.

¿Cómo aparece deGrom en los titulares? Dominando y haciendo parecer tontos a los bateadores profesionales. Al igual que lo ha hecho Murphy en las menores esta temporada. El prospecto de los Giants usa una cuerda simple y silenciosa antes de disparar hacia adelante y ponchar a los bateadores con su bola rápida baja de 90 que tiene una alta tasa de efectos y mejora los lanzamientos fuera de velocidad.

«Realmente no trato de ser alguien que no soy», dijo Murphy. «Aprendí eso en el pasado. No estoy tratando de ser otra persona. Solo ser yo mismo. Pero al mismo tiempo, siempre puedes tomar partes de los chicos que miras. Y eso es lo que hago».

Una guillotina que aprende rápido

Murphy es un agudo observador. En la universidad, prestaba mucha atención a Josiah Gray a diario. Observó cómo competía, atacaba a los bateadores y se ocupaba de los negocios.

Gray, de 23 años, fue seleccionado de Le Moyne por los Dodgers de Los Ángeles en la segunda ronda del Draft de la MLB 2018. Hizo su debut en las Grandes Ligas este año y fue una pieza clave en el canje en el que los Dodgers adquirieron a Max Scherzer y Trea Turner de los Nacionales de Washington.

Murphy tampoco es tímido para ver juegos y ciertos lanzadores profesionales como deGrom, siempre buscando pequeñas cosas para mejorar su juego. Pero al final del día, sabe que solo puede ser una persona: él mismo.

«Creo de todo corazón que eso definitivamente ayuda», dijo Murphy sobre su entrenamiento de temporada baja. «Pero al mismo tiempo, puedes tener cosas geniales, pero si no puedes comandarlas o controlarlas, entonces es algo inútil en mi opinión».

Murphy ha usado su control de punta para lograr una temporada histórica este año entre los Gigantes de San José en Low-A y luego de su ascenso a High-A para las Eugene Emeralds. Incluso después de haber sido retirado el jueves por la noche por un problema menor en la espalda antes de que se realizara su inicio programado, Murphy aún lidera todas las ligas menores con 156 ponches en 103 entradas y un tercio, con solo 26 bases por bolas.

Los entrenadores tanto en San José como en Eugene han ayudado inmensamente a Murphy con la secuenciación de lanzamientos y la lectura de los golpes de los bateadores. Sin embargo, en realidad, la mentalidad de Murphy que se remonta a cuando era un niño, a través de sus días de escuela secundaria y su tiempo en Le Moyne siempre ha estado en línea con las enseñanzas de los Gigantes. Golpea la zona y sucederán cosas buenas. Murphy tiene cinco aperturas en las que no ha caminado ni un solo bateador esta temporada, está ponchando a 13.59 bateadores por nueve entradas, caminando solo 2.26 bateadores por nueve y tiene una proporción de 6.0 ponches por base por bolas.

Los bateadores rivales están bateando apenas.193 contra Murphy, y él tiene un WHIP de 0.94. Fue nombrado High-A West Pitcher of the Month de agosto el viernes por la mañana.

Si Murphy sigue así, su debut en Grandes Ligas debería llegar mucho antes que el de deGrom.

«Siempre me pongo metas. Obviamente, una de mis metas sería llegar a la Doble A. Y si no llego allí, al menos hice mi mejor esfuerzo. Al mismo tiempo, me imagino a mí mismo en esas situaciones, en esos lugares. Nunca puse un pensamiento negativo en mi mente que me hiciera dudar de mí mismo”.

Es un creyente en los grandes objetivos y las altas expectativas. Murphy también sabe que sus ojos no pueden estar simplemente fijos en las Grandes Ligas. A lo largo del camino, debe superar algunos obstáculos antes de cruzar la línea de meta.

«Siempre realmente creo que puede suceder y simplemente trabajo muy duro y vendrán cosas buenas», finalizó Murphy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.