Hace un año Miguel terminó de colarse en la realeza de MLB

0

Miguel Cabrera se convirtió, un día como el de este domingo, en el 18vo pelotero en llegar a 600 batazos de dos almohadillas

7 de mayo de 2022: El venezolano Miguel Cabrera (#24), conecta doble en la tercera entrada, ante los envíos de Framber Valdez de los Astros de Houston en el Minute Maid Park de Houston, Texas. (Foto: David J. Phillip/AP)

7 de mayo de 2022: El venezolano Miguel Cabrera (#24), conecta doble en la tercera entrada, ante los envíos de Framber Valdez de los Astros de Houston en el Minute Maid Park de Houston, Texas. (Foto: David J. Phillip/AP)

El Extrabase, Jesús David Castellano (@_JDCastellano). Durante años, Miguel Cabrera ha estado considerado como uno de los bateadores más prolíficos de todo el béisbol de Grandes Ligas, con un estatus legendario y siempre cerca de la realeza del bateo que ha pasado por el máximo nivel de la pelota profesional.

No obstante, en estos últimos dos años; acercándonos al final de su carrera, hemos visto como el «muchacho de La Pedrera» ha ido cosechando todos los frutos que fue sembrando desde su debut hace 20 campañas. Algo que para Miguel, seguramente ha sido verdaderamente especial, no solo por todo lo que ha logrado a nivel de terreno, sino por la satisfacción y admiración que ha generado entre los seguidores tan y no tan acérrimos al béisbol.

Ahora bien, un día como el de este domingo, Miguel Cabrera; que hace casi dos semanas atrás había llegado a 3.000 hits, se convertía en el 18vo toletero en llegar a 600 dobles en su carrera. Eso luego encontrarse con un un envío en la tercera entrada del dominicano Framber Valdez de los Astros de Houston, que depositó en el callejón izquierdo y remolcó a dos compañeros.

Coleccionista de hitos

Igualmente, hay que resaltar que llegados a este punto, Miguel Cabrera sumaba un hito más a su lista de logros y marcas. Y es que se unió a Hank Aaron y Albert Pujols como los únicos peloteros que de manera combinada acumulan 3.000 hits, 500 jonrones y 600 biangulares.

Una vez más, Miguel dejaba el nombre de su país y de toda Latinoamérica bien en alto. Como solo él lo ha sabido hacer a lo largo de estos años de una carrera que está por llegar a su fin.

Entretanto, esto además de demostrarnos toda la consistencia que ha acompañado a ‘Miggy’ en casi toda su trayectoria, nos habla también sobre la capacidad indómita; mucho mayor en años pasados, para poder dar conexiones de todos los calibres y en múltiples trayectorias.

De igual modo, también hay que resaltar la contundencia del swing de Miguel Cabrera; sobre todo en sus años mozos en la MLB, y esa tendencia a conectar líneas fuertes y tan bien colocadas que le dieron extrabases adicionales. De hecho, 1.460 de sus hits; incluyendo 360 de sus dobles, fueron conexiones de línea. Eso es más que sus batazos elevados.

No obstante, ahora en su año del adiós, Miguel Cabrera no está haciendo más que disfrutar, hacer lo que ha hecho durante tantos años, pero por última vez. El denominado «Último Baile». Con lo que busca dejar más en alto el listón de sus marcas, y por supuesto seguir enalteciendo su legado, para ser guía de futuras generaciones de venezolanos.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.