Dallas Braden alcanzó la perfección en un Día de las Madres

0

El zurdo celebró la hazaña ante la presencia de su abuela, que lo crió desde su juventud

9 de mayo de 2010: Dallas Braden celebra con su abuela, Peggy Lindsay, luego de lanzar un Juego Perfecto ante los Rays de Tampa Bay durante el Día de las Madres en el Oakland-Alameda County Colliseum en Oakland California. (Foto: Carlos Ávila González/San Francisco Chronicle)

El Extrabase, Jesús David Castellano (@_JDCastellano). Cada segundo domingo de mayo se celebra el Día de las Madres en 35 países; incluyendo Estados Unidos y Venezuela. Por ello, el pasado martes 9 de mayo se cumplieron 13 años del Juego Perfecto de Dallas Braden ante la presencia de su abuela, Peggy Lindsay. Ella lo crió desde el bachillerato a raíz del fallecimiento de su madre por un cáncer de piel.

Dallas; que solo lanzó cinco años en Grandes Ligas (de 2007 a 2011), contó como la guía y tutela de su abuela. Ella fue vital para él en ese momento de su vida donde se encontraba lleno de mucha incertidumbre y problemas de conducta. “Era el béisbol o la cárcel”, sentenció el ex jugador de los Atléticos y actual comentarista de béisbol. Así definió el impacto que generó la figura de su abuela en su vida.

El Juego de Dallas Braden

Aquel 9 de mayo, Dallas Braden efectuó 109 lanzamientos; 77 de ellos en zona de strike, y en total ponchó a seis bateadores. Guiando; así como su abuela lo hizo con él hace tantos años, a que los Atléticos de Oakland vencieran 4-0 a los Rays de Tampa Bay en el entonces denominado Oakland-Alameda County Colliseum.

Ese fue el 19no juego perfecto en la historia de las Mayores. Y el primero para los Atléticos desde Catfish Hunter (8 de mayo de 1968).

El último out del partido fue un rodado al campo corto de Gabe Kapler; el actual manager de los Gigantes de San Francisco. Fue retirado por la vía 63, detonando la celebración de Dallas Braden con sus compañeros y técnicos. Braden saludó al público. Y se fundió en un abrazo con su receptor, Landon Powell, que había sido llamado desde Ligas Menores solo 18 días antes de la citada jornada.

Todo fue perfecto ese día, como el juego. Y para cerrar con broche de oro, el abrazo más emotivo y trascendental, el de Dallas Braden con Peggy Lindsey. La mujer que asumió el papel de madre, no solo en la vida sino en el béisbol y convertirlo en el hombre que pudo seguir los pasos de su deporte favorito.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.