¿Qué hace a Fernando Tatis Jr. un jardinero prolífico? 

0

El dominicano ganó el Guante de Platino en su primer año como patrullero a tiempo completo.

Fernando Tatis Jr. - San Diego Padres.

Por Carlos Moreta / @CarlosMoreta01

Fernando Tatis Jr. brinda en terrenos de béisbol lo mismo que siembra en tierra fértil: una garantía de cosecha gracias a habilidades físicas súper dotadas. Y aunque tuvo un tropiezo que le deja marca permanente, volvió a poner de manifiesto sus cualidades de talento generacional. 

Antes de iniciar la temporada del 2023, -con las paradas cortas comprometidas-, los Padres de San Diego formularon un plan de juego que involucraba a Tatis en rol de jardinero derecho. Había tenido una única experiencia en la posición en 2021, cuando la organización tomó medidas preventivas frente a sus molestias de hombro. 

Con el pasado ya pisado, el dominicano terminó un año prolífico que en este noviembre le ha brindado los galardones de Guante de Oro y Guante Platino, este último convirtiéndolo en el primer jardinero que gana el premio en la Liga Nacional desde que inició la entrega (2011). 

¿Qué hizo de especial Fernando Tatis Jr? 

La pronta aclimatación en sus nuevas labores le retribuye en aplausos respecto a sus herramientas, de lo cual evidenciamos pequeñas pinceladas mientras intentaba sobrevivir como campocorto. Cumplida esa etapa, la fortaleza de su brazo se adaptaba perfectamente a los jardines. 

Parte que le hace especial está en sus disparos, quien registró una velocidad de 96.7 millas por horas desde el «right field» para la segunda mayor marca en la posición. Apoyado en esto, Tatis sostuvo un cuádruple empate (puesto dos, 12) dentro del liderato de asistencias para jardineros. 

Ahora bien, es lógico que una zafra de 27 carreras defensivas salvadas (DRS, por sus siglas en inglés) no podría realizarse solo con fuertes tiros hacia el cuadro, por lo que necesitó disponer de otras facultades. 

Una bastante importante recae en el alcance, teniendo cifras para asombrarse como sus 1.4 pies recorridos sobre el promedio de los patrulleros. Estuvo en la posición #20 entre los que mayor cantidad de terreno ganaron, sin dudas, apartado vital para asegurar capturas. 

Por otro lado, Tatis sumó 1.3 pies encima de la media en «burts»; forma de medir la aceleración que toma un jardinero para garantizar la cobertura correcta durante los primeros tres segundos de producirse un lanzamiento. Sin embargo, presentó dificultades en la «reaction» (-0.2 pies), esto es, una vía de cuantificar el primer paso de los fildeadores. 

A pesar de quedar rezagado en principio, la capacidad de rapidez le permitió terminar con éxito y cubrir más terreno frente a la regularidad de los guardabosques, hablando de dos atributos específicos: la zancada y el corrido, lo cual le acompaña desde sus años de prospecto. 

Dicho lo anterior, «El Niño» completó outs en 13 de 15 jugadas donde Statcast suponía una probabilidad de atrapada entre 51 y 75 %, siguiendo con 26 de 27 en aquellas con dificultad a partir del 76 al 90 %. Las probabilidades se estiman según el tiempo de oportunidad, la distancia necesaria (o más corta) y la dirección para finalizar con la captura. 

Dentro de las particularidades en las que destacó están los fildeos hacia atrás, teniendo cinco outs sobre el promedio cuando se enfrentó a batazos de espalda. La estadística recoge la trayectoria de la pelota, ubicación y movimiento de los defensores, etcétera. 

Fernando Tatis Jr. pudo impactar con las jugadas dificultosas y de rutina, mostrando el atletismo que le señala como parte del futuro del juego. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.