Jefry Yan, un show de ponches y saltos

0

El zurdo causa sensaciones en su primer año en la Lidom

El lanzador zurdo de las Estrellas Orientales, Jefry Yan, hace una de sus celebraciones características durante un partido de LIDOM ante Tigres del Licey. (Foto: Joan Núñez)

El lanzador zurdo de las Estrellas Orientales, Jefry Yan, hace una de sus celebraciones características durante un partido de LIDOM ante Tigres del Licey. (Foto: Joan Núñez)

Por Carlos Moreta / @CarlosMoreta01  

Las escenas de Jefry Yan cautivan las miradas del torneo otoño-invernal dominicano, llevando el hilo del show a través de saltos mortales, perreos insuperables y un rendimiento que le posiciona como brazo de confianza en el relevo de las Estrellas Orientales. 

Ha sacado una personalidad extrovertida digna de aplausos en cada presentación, apartado del molde de un deporte tradicionalista para llevar el mensaje de que lo importante es la diversión. 

La fanaticada está intrigada en el espectáculo que ofrece. Eso deja en segundo plano a su actuación de pitcher, aunque allí también ha sido un “entertainer”. Y no cualquiera, sino uno que vale la taquilla por su confianza para conseguir strikes. 

Viaja al montículo con un arsenal compuesto de un fusil francotirador en su recta, diseñado para ensañarse en la parte alta de la zona, acompañado de una ametralladora como es su slider, usada para sacar de paso a los bateadores. 

Con esta ayuda, el zurdo tiene un impresionante desempeño a juzgar por sus tres carreras limpias permitidas en 14.2 episodios (1.84 ERA), añadiendo 24 ponches y una tasa de hits más boletos por entrada de apenas 1.02. 

Perfil de lanzamiento 

El nativo de San Rafael del Yuma se convierte en un hueso duro de roer gracias al perfil de sus lanzamientos, hablando de una opción imponente como lo es una recta que navega entre las 94-95 millas por hora, logrando buenas ubicaciones de acuerdo al giro. 

Sin embargo, Jefry Yan todavía tiene retos pendientes para vestir a su slider en mortífero. Dicho pitcheo luce inconsistente por los recurrentes cambios de dirección una vez suelta la pelota de sus manos, produciendo que el movimiento de caída se vea afectado. 

Historia de resiliencia 

Fuera de los numeritos de Pitágoras, la historia de resiliencia suya genera endorfinas. Igual como acapara palmas con sus acrobacias, también se presenta de figura inspiradora.  

Hoy convertido en un rostro conocido a los 27, la carrera de Yan comenzó en 2014 y pareció acabada un año después. Estuvo alejado del profesionalismo durante siete zafras, regresando a la pelota organizada luego de ser fichado por los Marlins de Miami en 2021. 

El béisbol le sonrió de nuevo… y no lo está desaprovechando. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.