Romero: «Ha sido un poco de disciplina, perseverancia y trabajo»

0

El zuliano se convirtió el viernes en el décimo bateador en alcanzar el millar de imaparables en el béisbol profesional venezolano

Viernes 15 de diciembre de 2023: Alex Romero (#17) celebra junto a Rougned Odor (#12), Bryant Flete (#3) y Alex Delgado, la consecución de sus 1.000 hits en la LVBP en un juego ante los Bravos de Margarita en el Estadio Luis Aparicio "El Grande" de Maracaibo. (Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia)

Viernes 15 de diciembre de 2023: Alex Romero (#17) celebra junto a Rougned Odor (#12), Bryant Flete (#3) y Alex Delgado, la consecución de sus 1.000 hits en la LVBP en un juego ante los Bravos de Margarita en el Estadio Luis Aparicio "El Grande" de Maracaibo. (Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia)

Jesús David Castellano / @_JDCastellano

Cuando Alex Romero inció en octubre su temporada 23; la última de su laureada carrera en el béisbol profesional venezolano, indicó que alcanzar la mítica cifra de los 1.000 hits significaría un cierre con broche de oro para su histórico paso por la LVBP. Uno que desde mucho antes lo ha etiquetado como uno de los insignes paleadores de todos los tiempos en nuestra pelota.

No obstante, la noche del viernes 15 de diciembre de 2023, fue una donde se escribió con tinta dorada una página más de la historia del béisbol venezolano, donde Romero; nacido en Maracaibo, bateó en el séptimo episodio ante el zurdo Dedgar Jiménez, un rodado a las paradas cortas imposible de manejar para José Alexander Martínez. La bola se coló hasta terreno corto del jardín izquierdo y en ese momento el juego se detuvo.

Alex Romero (#17), de las Águilas del Zulia. (Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia)

Y no era para menos, Alexander Rafael Romero Galbán se acababa de convertir en el décimo pelotero en la historia en alcanzar 1.000 inatrapables de por vida en la LVBP.

Sus compañeros lo rodearon para felicitarlo, hasta Agui; la mascota del equipo, se unió a la celebración, luciendo un cartel que decía «1.000 hits, Alex Romero». En la inicial, como coach de primera, también lo aguardaba Alex Delgado, ex compañero de Romero en los Tigres de Aragua como jugador. El momento era el soñado.

Igualmente, para el número ’17’ de las Águilas del Zulia no fue sencillo. La carrera contra el tiempo, el jugar poco; el hito parecía inalcanzable, la presión estaba a la orden del día, como él mismo dijo: «Tenía tiempo que no sentía una presión de esta manera», parecía raro escucharlo de un hombre acostumbrado a estos momentos, pero la magnitud del logro fue más, era lógico, se trataba de la corona para una gran trayectoria.

«Contento de llegar a los mil hits, esta es una bendición de Dios, me parecía inalcanzable», comentó Romero al circuito radiofónico de las Águilas del Zulia.

Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia

Esta vez la cuarta fue la vencida

Para colmo de emociones a Alex Romero se le había informado más temprano el viernes de la recapitulación hecha por la empresa Quality Sports. No eran 997; sino 999, lo que significaba que la gloria estaba a solo un batazo. Cabe destacar que Alex falló en sus primeros tres turnos, pero el cuarto fue el del desquite y también el de la celebración.

Alex Romero (#17) y Freddy Galvis (#2), de las Águilas del Zulia. (Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia)

«Eso es parte del juego, de querer hacerlo bien, es parte de la vida», dijo Alex Romero al Departamento de Prensa de las Águilas, respecto a haber dado el histórico batazo en su último turno. «Contento, esto es gracias a mi familia y a todas las personas que han creído en Alex Romero».

Foto: Carlos Castro/Prensa Águilas del Zulia

Entretanto, «Romerito» confesó que no siempre soñó con empalmar la cifra. Pues, al comenzar su carrera, un pelotero no se imagina que puede ser capaz de alcanzar tal grandeza. «Ha sido un poco de disciplina, perseverancia y trabajo, tratar de hacer lo mejor que pueda por mí y mi equipo».

No podía olvidar agradecer a Dios, por mantenerlo sano, algo con lo que recalca que sin salud habría sido imposible llegar a la meta.

Sobre ser el décimo pelotero en logralo y en su última campaña como beisbolista profesional, dijo: «Ha sido un sube y baja. Un día llegas a disfrutar el béisbol, llegas al otro y sabes que es tu último año y practicas de manera diferente… Ves el juego de manera diferente».

De sus ahora 1.000 indiscutibles, 352 han sido vistiendo el uniforme de las Águilas del Zulia. No duda en agradecerles por haberle dado otra oportunidad en el béisbol profesional y cumplirle el sueño de jugar en su tierra. Pero, también recuerda a los Tigres de Aragua, su primera divisa.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.