Javier Báez: ¿mago o conejo?

0

El boricua arrastra un deterioro ofensivo mientras se encamina a ganar 25 millones de dólares

Foto: AP Photo/Lynne Sladky

Carlos Moreta / @CarlosMoreta01

La figura enérgica de Javier Báez ha maravillado a muchos en su andar por las Mayores, encontrando un nicho de popularidad que lo catapultó incluso a portadas de videojuegos. De esto último nace el mote de “mago”, lo que en algún momento también correspondió a su desempeño.

Nos referimos a ese esplendoroso camino de las campañas del 2018 y 2019, ocasiones en las que formó parte del Todos Estrellas y durante la primera terminó puntero (2) en la carrera por el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Sin embargo, cuando limitamos la conversación a escenarios recientes, concluimos con que ya no es el mismo de hace un lustro…

Las evidencias las aportan sus dos estaciones con los Tigers de Detroit, mostrando un rendimiento anémico que se reduce al polvoriento OPS+ de 77. Es decir, no logra ni siquiera llenar los zapatos de un bateador promedio en lo referente a la estadística citada (100).

Mientras tanto, Báez se alista para recibir un salario de 25 millones de dólares en la temporada del 2024. Y de manera clara, el descrecimiento de su ofensiva no le hace justicia a la valoración que en términos contractuales posee.

RAZONES DE SU CAÍDA

Las razones de su caída son variadas, incluyendo que su disciplina en el plato permanece sin ser educada y encuentra a lanzadores que aprovechan esas falencias, siguiendo con la involución en ciertos apartados.

En 2019, Báez era tendente a realizar swings contra pitcheos fuera de la zona de strikes (42.6 %), pero lograba atinar como indica su promedio de bateo (.245) contra los rompientes que viajaban hasta allí. Durante su última zafra, el boricua prácticamente se arrastró (.133) en el mismo escenario.

Las causas de su debacle se expanden si continuamos a su desempeño ante las bolas rápidas, tipo de pitcheo que empalmó con autoridad en 2019 (.516 de slugging) y que le terminó superando cuatro años más tarde (.279). En ese sentido, identificamos como motivos a esos enfrentamientos contra dosis de velocidad superior a las 93 millas por horas. Recibió 576 lanzamientos de esa especificación y tuvo 21 hits.

Además, el derecho redujo el ímpetu con el que conectaba la esfera. Sus batazos promediaron 91.1 mph de velocidad de salida en 2019, reduciéndose categóricamente (88) en su desagradable 2023.

En resumen, Báez está quedando expuesto y baja la potencia, una combinación que no lo ayuda. Por igual, aquellos hombres que no hacen frente a las rectas están condenados a pasarla mal.

De hecho, el veterano conduce sus pesares a los campos primaverales luego de pegar un imparable en 20 turnos. Eso no es definitorio, aunque provoca que los mal sabores se expandan.

Y con lo reciente, parecería que hizo transformación de mago a conejo, ocupando el papel de quien desaparece en lugar del impresionista.

Sigue la cobertura en El Extrabase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.