Tiburones acertó repitiendo a Oswaldo Guillén

0

El estratega campeón de la LVBP y del Caribe fue ratificado en la tarde de este miércoles como manager de La Guaira

Jueves 8 de febrero de 2024: Oswaldo Guillén, manager de Tiburones de La Guaira de Venezuela, sale al montículo a cambiar de lanzador en el partido de semifinales de la Serie del Caribe ante Curaçao Suns en el loanDepot Park de Miami, Florida. (Foto: Francis Yatani Diamond/El Extrabase)

Jueves 8 de febrero de 2024: Oswaldo Guillén, manager de Tiburones de La Guaira de Venezuela, sale al montículo a cambiar de lanzador en el partido de semifinales de la Serie del Caribe ante Curaçao Suns en el loanDepot Park de Miami, Florida. (Foto: Francis Yatani Diamond/El Extrabase)

Jesús David Castellano / @_JDCastellano

Cuando se jugaba la Serie del Caribe en Miami, la química que se había construido en Tiburones de La Guaira era evidente y en parte todo fue gracias a un hombre: Oswaldo Guillén, que desde que asumió el mando el 7 de diciembre, transformó a sus dirigidos y los llevó al campeonato no solo de Venezuela, sino del Caribe.

Ahora bien, la directiva del conjunto escualo optó este miércoles por repetir a «Ozzie» como el dirigente del club para la siguiente temporada de la LVBP, en la que Tiburones estará defendiendo su primer título en casi 38 años.

Una decisión a todas luces acertadas, pues el gallardete del pasado 28 de enero y después el del Caribe el 9 de febrero, lo consolidaron como uno de los mejores estrategas venezolanos de la historia y en general de toda Latinoamérica. Tiburones no podía rescindir de Guillén, segundo manager en la historia (y primer latino) con cetros de Liga Invernal y en la justa caribeña.

Tiburones se embaló tras la llegada de ‘Ozzie’

Y es que, desde que tomó el mando de los «salados»; con dos juegos por debajo de .500 (18-20), el cambio fue notable. Tiburones ganó 12 de sus últimos 18 partidos en la ronda regular, para terminar clasificando en el cuarto lugar de la tabla de posiciones.

Posteriormente, los del litoral fueron una gacela en el Round Robin y en la Gran Final minimizaron a Cardenales de Lara, al punto de ganarles en cuatro de cinco compromisos y liderarlos en todos los aspectos del juego, considerando que los «pájaros rojos» habían sido el mejor equipo de la etapa inicial del campeonato y en el Todos contra Todos se habían levantado de un 0-4.

No obstante, hubo una mistica en torno a la designación de Guillén al mando de Tiburones. Salió en malos términos durante su primera etapa con el club, así que la vida y los Dioses del béisbol le dieron una revancha, había una tarea por terminar y que fue terminada. No era otro sino Guillén, ahora no hay otro sino él.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.