Este de la Liga Americana: Una de las divisiones más difíciles del béisbol 

0

El Este del nuevo circuito promete dar emociones y competitividad nuevamente de cara a esta venidera temporada 2024

Sábado, 9 de septiembre de 2023: Anthony Santander (#25; centro) saluda a Gunnar Henderson (#2; derecha) luego que Henderson conectara un cuadrangular en la tercera entrada en un partido ante los Medias Rojas en el Fenway Park de Boston, Massachussetts. (Foto: Michael Dywer/AP)

Sábado, 9 de septiembre de 2023: Anthony Santander (#25; centro) saluda a Gunnar Henderson (#2; derecha) luego que Henderson conectara un cuadrangular en la tercera entrada en un partido ante los Medias Rojas en el Fenway Park de Boston, Massachussetts. (Foto: Michael Dywer/AP)

Jesús David Castellano / @_JDCastellano

En las más recientes temporadas, la división Este de la Liga Americana ha sido una de las más complicadas de discernir por su alto nivel de competencia, para estar en lo más alto, el juego de los equipos debe ser casi perfecto y no dar mucho margen de error. Es el típico “si resbalas pierdes”. 

Tan certera es dicha afirmación que, por ejemplo, para el 12 de septiembre del año pasado; los dos históricos de la división – Yankees y Medias Rojas – estaban igualados en el último lugar, ambos con marca de 73 victorias y 72 derrotas a 18.5 juegos del primer lugar.

Y, para darle sentido a esta explicación, en el standing del centro de dicho circuito, solo los líderes Mellizos de Minnesota tenían más de 70 laureles (76-69), lo que fácilmente habría puesto a Yankees y Medias Rojas a por lo menos tres juegos del primer lugar estando en esa división. 

En las dos últimas campañas, los cinco equipos han llegado a jugar para récord de .500 y casi siempre no es hasta dos semanas para el final de la ronda regular que se define al campeón de la zona, con al menos tres equipos peleando el banderín. 

Ahora bien, como en todos los años, la división ha adquirido a bateadores interesantes; como es el caso de Juan Soto con los Yankees de Nueva York, pero también un lanzador ganador del premio Cy Young como Corbin Burnes (Orioles de Baltimore) y además al siempre fajador Marcus Stroman (Yankees), que ya había transitado con los Azulejos de Toronto en sus primeros años en las Mayores. 

Dicho esto, analicemos a cada equipo del Este del nuevo circuito de cara a 2024: 

Orioles: Un movimiento joven con más experiencia 

La de los Orioles en 2023 fue una historia bonita de contar, nadie tenía en los papeles que pudiesen quedarse con los honores de la división ni mucho menos que ganasen 100 juegos, pero se conjugaron varios factores:

La sapiencia de Brandon Hyde; que han sabido aguantar en el cargo de manager, y una gerencia que ha desarrollado desde lo más bajo a un núcleo joven bastante importante para que pueda rendir en el campo, encabezados por Adley Rutschman, Gunnar Henderson, Ryan Mountcastle, Austin Hays, Grayson Rodríguez y algunos de más experiencia como el venezolano Anthony Santander. 

Además, poseen una rotación joven y con mucho potencial que ahora suma la experiencia y el calibre de Corbin Burnes. Sin embargo, tendrán que lidiar con la baja de Kyle Bradish – uno de esos jóvenes que dio un salto de calidad en 2023 – al menos en estas primeras de cambio.

Si bien ello representa un revés, el núcleo del cuerpo de monticulistas se sigue viendo interesante y más con la presencia de Burnes. Aunque, la pregunta se cierne en ver que tanto funcionará la reestructuración y el manejo de dicha usencia. 

Igualmente, poseen un relevo con muy buenos brazos, que tratará de sopesar la baja de Félix Bautista durante todo el año con la adición de uno de los mejores cerradores de los últimos tiempos, Craig Kimbrel. Eso es en el puesto de cerrador, en el camino; lo que es el grueso del bullpen, tiene a buenos nombres como Yennier Cano – que hizo una mancuerna brillante con Bautista en 2023 y espera repetirlo con Kimbrel -, Danny Coulombe, Dillon Tate, Cionel Pérez, entre otros.

Jackson Holliday hace cambio de luces

El futuro luce brillante para los Orioles. Y es que tienen en sus granjas – ya casi listo para dar el salto – a Jackson Holliday; prospecto número uno de todo el béisbol y pese a que es muy difícil que repitan lo del año pasado, nuevamente no tienen nada que perder y este grupo ya sabe lo que es saborear playoffs y muy en el fondo, el equipo desea llegar nuevamente allí y ganar partidos; cosa que no pudieron hacer el año pasado. 

Rays: A llenar múltiples vacíos y seguir compitiendo

Lunes, 24 de abril de 2023: Yandy Díaz (#2) saluda a Harold Ramírez, durante un partido ante los Astros de Houston en el Tropicana Field de St. Petersburg, Florida. (Foto: Julio Aguilar/Getty Images)

Durante 2023 (y no hablamos solo en el terreno, sino por problemas extradeportivos), los Rays perdieron a Wander Franco y por lesiones a Shane McClanahan, Drew Rasmussen y Shane Baz, este último se sometió a la cirugía Tommy John en 2022 y probablemente no regrese a la acción hasta mediados o finales de 2024. 

Aunado a eso, también se fueron Tyler Glasnow, Robert Stephenson, Manuel Margot y Luke Raley. 

Pero esta es una organización que sabe trabajar con el material disponible y sacarle provecho con las estadísticas avanzadas para encontrarle un rol a cada pelotero, no solo en opciones internas sino externas, y que cumplan su función en el equipo. 

No obstante, la ofensiva se apoyará nuevamente en la fuerza y habilidad que puedan aportar nombres como Randy Arozarena, el actual campeón bate de la Liga Americana; Yandy Díaz, el mexicano Isaac Paredes y el segunda base Brandon Lowe. 

Además de ellos, el equipo ve potencial en bateadores que pueden ser útiles como Amed Rosario, José Caballero; que llegaron al equipo en la temporada baja, Harold Ramírez, José Siri y el receptor venezolano René Pinto, que desde su posición demostró tener poder con el madero y Kevin Cash le dio la confianza de tenerlo como el careta titular.

La rotación tiene ausencias

Sin embargo, adelantábamos que la rotación llega con ausencias notables, pero el equipo sumó a Ryan Pepiot y Tyler Alexander, nombres que, si bien no son tan llamativos, es de esperar que Tampa Bay busque la forma de sacarles su máximo rendimiento; sobre todo a Pepiot, que es joven y tuvo cierta prominencia en las publicaciones de prospectos durante su tiempo con la organización de los Dodgers. 

Cabe destacar que, ellos se agregarán a nombres como los de Zach Eflin; al que Tampa Bay ha encontrado la vuelta y ha sacado su mejor versión, Aaron Civale y Zack Littell, estos últimos que llegaron al club a mediados del año pasado y esperan tener sus mejores versiones como serpentineros. 

Azulejos: Otra oportunidad para demostrar

Jueves, 14 de septiembre de 2023: Jugadores de los Azulejos de Toronto, incluidos Vladimir Guerrero Jr. (#27) y Bo Bichette (#11; derecha) durante una visita al montículo a Kevin Gausman (#34) en un partido ante los Rangers de Texas en el Rogers Centre de Toronto, Ontario, Canadá. (Foto: Mark Blinch/Getty Images)

En los últimos años se ha hablado de lo mucho que puede hacer el trío conformado por George Springer, Bo Bichette y Vladimir Guerrero Jr. en la parte alta de la alineación de los Azulejos de Toronto. 

Sin embargo, el primero se ha visto muy limitado por las lesiones y tanto Bichette como el inicialista dominicano no han tenido un año tan bueno como el de 2021, con todo y que Bichette viene de batear por encima de .300. El protagonismo intermitente de Toronto en el Este de la Americana pasa mucho por la poca consistencia que han tenido los tres.

Yariel y algunos refuerzos discretos

Ahora bien, el club canadiense añadió a la ofensiva a Justin Turner, Isiah Kiner-Falefa y al veterano Joey Votto y por supuesto esperan temporadas mejores de Daulton Varsho, Alejandro Kirk y Cavan Biggio, para que ayuden a los antes mencionado a engrosar la producción de los dirigidos por John Schneider, pero reiteramos, la salud y la consistencia serán vitales.

Cabe destaca que Kevin Gausman no será el abridor del Opening Day, debido a una lesión que retrasó su preparación y convierte en una incógnita todo lo relacionado a su puesta a tono física, pero está el puertorriqueño José Berríos, que parece haber retomado la confianza, ya ha superado aquel episodio, donde lo sacaron a destiempo de la loma por decisión técnica en Target Field y está listo para aportar al equipo. 

Dicho esto, el pitcheo es esencialmente es el mismo, con la excepción de la adición del cubano Yariel Rodríguez, que, si logra adaptarse a MLB, será un brazo importante, en adición a si el propio Berríos, Chris Bassitt y el japonés Yusei Kikuchi pueden mantener sus niveles del año pasado 

Yankees: A recuperar su prestigiosa estirpe

Juan Soto (#22) celebra con sus compañeros en el dugout después de conectar cuadrangular en un partido de la Liga de la Toronja en el George M. Steinbrenner Field en Tampa, Florida. (Foto: Kim Klement Neitzel/USA TODAY Sports)

Los Yankees se quedaron sin postemporada en 2023 y vivieron su peor campaña en décadas. Quieren revertir esa situación y para ello, trajeron a Juan Soto; uno de los mejores bateadores del béisbol y el más educado en la caja de bateo. Eso, en lo que se refiere a tener conocimiento de la zona de strike. 

Este pasará a reforzar una alineación con bastante dinamita conformada por Aaron Judge y Giancarlo Stanton. Para los “Bombarderos del Bronx” será super importante la combinación de fuerza, poder y habilidad que pueda generar este grupo y sobre todo que se puedan mantener saludables, mayormente Judge y Stanton; con este último sometiéndose en el invierno a un régimen de entrenamiento especial para perder peso, que va camino a dar resultados. 

Amén de Soto, los Yankees añadieron a Alex Verdugo proveniente desde sus archirrivales Medias Rojas de Boston. Él está diseñado para ser un bateador de mucho contacto, capaz de dar extrabases y que está llamado a ayudar en la parte media/baja de la alineación, donde hay bateadores como Gleyber Torres, Anthony Volpe; que busca tener un mejor año con el madero y el receptor José Treviño, que afrontará el inicio de zafra estando saludable.

Sin su Cy Young en los primeros meses

Reforzaron su rotación abridora con Marcus Stroman, al contratarlo por dos años y $37MM con una opción para 2026 que se activa si lanza 140 innings en el segundo año del pacto, pero no todo podía ser color de rosa para los dirigidos por Aaron Boone. No contarán con Gerrit Cole por al menos los dos primeros meses de la temporada y la gran incógnita será saber en qué estado regresará su codo pasado el tiempo de reposo y fortalecimiento. 

Ante la ausencia de Cole, el cubano Néstor Cortés Jr. pasa a comandar al staff de abridores, con miras a; ya estando saludable, a tener un año como el de 2022. Por supuesto también se espera que Carlos Rodón pueda legitimar la inversión hecha sobre él y Stroman sea igual de rendidor que en el Norte de Chicago. Clarke Schmidt asoma como el cuarto hombre de la rotación y una vacante se abre, que el domingo se confirmó sería para el derecho dominicano de 25 años, Luis Gil; que se ganó el puesto gracias a una excelente pretemporada.

Medias Rojas: ¿Podrán competir con lo que tienen?

Trevor Story (#10; izquierda) celebra con el dominicano Rafael Devers (#11) luego de conectar cuadrangular en un partido de la Liga de la Toronja. (Foto: Maddie Malhotra/Boston Red Sox/Getty Images)

Tras dos años seguidos en el sótano de la división, los fanáticos en Boston quieren ver a su equipo competir y regresar a postemporada. Pero, el offseason fue duro y la nueva gerencia encabezada por Craig Breslow estuvo carente de mayores adiciones. 

Amén de ello, cambiaron a Chris Sale y Alex Verdugo, movimientos que parecieron en su momento debilitar las filas de los “patirrojos”, buscando aligerar la nómina, darle paso a la juventud de la organización – ¿Qué estará lista para el máximo nivel? – y reforzar a un maltrecho pitcheo (a futuro), que ha sido el talón de Aquiles de los Medias Rojas en las últimas temporadas. 

En relación a ello, hay que mencionar que Lucas Giolito; su única adición al pitcheo abridor perderá todo 2024 por una lesión en el codo, lo que lleva al joven dominicano Brayan Bello – estrenando contrato a largo plazo – a no solo tomar la bola en el Opening Day, sino a dar un paso al frente y liderar la rotación en apenas su segunda contienda completa. De igual modo, se ve como la cara del pitcheo en el futuro. 

No obstante, habrá que ver como Nick Pivetta puede encarar ser segundo de la rotación. Estamos hablando de un serpentinero que ha aportado innings de calidad en el pasado, pero hay dudas sobre su estabilidad en la loma. A Bello y Pivetta les seguirán Kutter Crawford, Garrett Whitlock y Tanner Houck. Cabe destacar que estos últimos nombres deberán demostrar; ahora sí, que pueden funcionar como iniciadores.  

Devers sale a flote como la «Carita» de la Franquicia

Mucho de la producción ofensiva pasará por Rafael Devers, que ahora es la cara de la franquicia y tras el cambio de Chris Sale, el único sobreviviente del equipo que se llevó la Serie Mundial en 2018. 

Ahora bien, “Carita” deberá recibir ayuda de Masataka Yoshida; que va a su segundo año en la Liga, Triston Casas y Trevor Story; aparentemente recuperado y listo para retomar su nivel. Pero, también se suma Tyler O’Neill desde los Cardenales de San Luis, que veremos si puede jugar una temporada completa estando sano, para aportar poder y ayudar a engrosar esa producción. 

De igual forma, Jarren Durán buscará ser ese primer bate que necesita Boston, como en otrora lo fueron nombres como Mookie Betts, Jacoby Ellsbury o yéndonos más atrás Johnny Damon, pero también la pregunta es cómo será la dinámica en la parte baja de la alineación con el dominicano Enmanuel Valdez y el curazoleño Ceddanne Rafaela, quien tiene la etiqueta de ser de los mejores prospectos de la organización.

Yankees parten como favoritos

Esta división es de pronóstico reservado siempre, pero esta vez pareciera que la carrera divisional estará entre Orioles, Rays, Azulejos y Yankees; con estos últimos tomando la delantera (ligeramente), gracias a la inversión hecha en piezas esenciales como es el caso de Juan Soto y Marcus Stroman. Su clave para este inicio de campaña; lo que dirá mucho de su futuro en 2024, es si no contar con Cole no pesará demasiado y si los brazos disponibles pueden hacer el trabajo.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.