Ronel Blanco, la vida hasta el no-hitter

0

El dominicano, reclutado a la pelota profesional con 22 años, protagoniza el primer “no-no” de 2024.

Ronel Blanco saluda a sus compañeros tras protagonizar no-hitter. @Astros/X.

Por Carlos Moreta / @CarlosMoreta01

Para los Astros de Houston, la campaña del 2024 comenzó de manera accidentada. Conocían que Luis García y Lance McCullers Jr. no estarían en la primera parte, mientras se recuperan de lesiones sufridas en el año anterior, y la lista siguió ampliándose con las molestias que José Urquidy y Justin Verlander padecieron en los campos primaverales.

La ocasión planteaba un reto difícil para el manager debutante Joe Espada, quien debía tomar papel de ajedrecista en busca de identificar las piezas que, como sustitución, movería en el tablero. A la vez que se reportaban las bajas, el dominicano Ronel Blanco creaba la oportunidad por medio de una pretemporada luminosa después de 11 entradas sin permitir anotaciones.

Y la ocasión le sonrió, recibiendo la pelota como quinto hombre de la rotación.

En esa historia que protagoniza, el guion se escribió para que todos los focos estuvieran sobre él. Aterrizó en el Minute Maid Park para su primer duelo en la zafra, rodeado de 27,285 fanáticos que le asignaban la “ventaja” de local y enfrentaba a los Azulejos de Toronto.

Sacó lo mejor de sus armas y empezó el ataque que culminaría con 105 lanzamientos, obteniendo la marca de siete ponches y alcanzando el territorio de las nueve entradas sin permitir hits ni carreras. Hace de su labor una hazaña, conquistando un “no-no” en tanto honra el chance que le brindó la organización en medio de la dificultad.

Génesis

Ver a Blanco en una trama como esta invita a recorrer su génesis, quien se convirtió en profesional a los 22 años bajo bonificación de cinco mil dólares. De modo que, en principio, su camino ha sido de abrirse puertas a puro “coñazo”, demostrando que el “bono no hace al pelotero” y que “nunca es tarde si la dicha es buena” tras verle arrancar de titular a sus 30.

Quien encaró a 29 hombres y es capaz de dejarlos sin hits fue convertido a lanzador cuando tenía 18, pasando del fracaso como jardinero en el béisbol amateur y observar una habilidad destacada en su brazo. Insistió hasta alcanzar el sueño de las Grandes Ligas, aunque eso significó trabajar como lavador de autos para subsistir.

El derecho necesitó de hacerle frente a la precariedad y experiencias infructuosas para verse en posición favorable, entregándose hasta abrazar la posición que le inscribe como autor de un no hit-no run.

Dato

La batería de lanzador-receptor conformada por Ronel Blanco y Yainer Díaz es la tercera combinación de quisqueyanos en encabezar un “no-no”, uniéndose a lo realizado por Ubaldo Jiménez-Miguel Olivo (2010) y José Jiménez-Alberto Castillo (1999), según datos de Erick Lantigua.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Fuentes consultadas:

  • Ronel Blanco, el lavacarros que releva en Houston | Listín Diario
  • MLB.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.